Fuente: El Economista México

El consumo interno ayudó a que, pese a la alta inflación, así como la informalidad y la tasa cero que se le aplica a algunos productos que se gravan con el Impuesto al Valor Agregado (IVA), la recaudación por este gravamen rebasara en los dos últimos años lo previsto en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF), indicaron expertos.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en el 2017 el IVA recaudó un total de 816,039 millones de pesos, cifra 2.3% mayor de lo programada en la LIF 2017, que preveía ingresos por este impuesto de 797,653 millones de pesos.

Cabe destacar que desde el 2014, cuando se implementó la reforma hacendaria, el erario público ha conseguido más ingresos por IVA de lo que se pronosticaba en la LIF; en el 2014 superó lo previsto en 9.47%; en el 2015, en 0.48%, y en el 2016 6.70 por ciento.

“En los últimos dos años, el sistema financiero promovió fuertemente el crédito y, con esta apertura, se da la oportunidad al consumo, es decir, se abre el panorama a las adquisiciones y los mexicanos si bien no necesariamente compran productos de la canasta básica, sí otros”, indicó Manuel Toledo, socio de Impuestos y Servicios Legales de Andersen Tax & Legal México.

Por otro lado, indicó que el año pasado los mexicanos viajaron menos hacia destinos como Estados Unidos, por lo cual varios decidieron quedarse y vacacionar en algún lugar de la República, con lo cual también impulsó el consumo interno del país.

Si bien lo recaudado por el IVA superó lo estimado en la LIF 2017, en comparación con lo recaudado en el 2016 tuvo una disminución de 2.8% real, lo que expertos señalan se dio por la informalidad y la tasa cero que se aplica a algunos productos.

“La disminución se explica por la tasa cero del IVA, por la devolución (...) El gobierno ya está preocupado por esta tasa, pero no se ha dado la oportunidad de reformar la Ley del IVA”, acotó Herbert Bettinger, experto fiscal.

Agregó que el mercado informal ha crecido en México en los últimos años —se estima que casi 60% de la población esté en la informalidad— por lo cual la venta informal también ha aumentado, lo que ha pegado a las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad).

“Si tú ves los datos del Antad del 2017, éstos son menores a los que se obtuvieron en el 2016 y esa menor venta se fue al mercado informal. Cuando crece el mercado informal, decrece la recaudación del IVA”, afirmó.

Por su parte, Manuel Toledo explicó que si bien se siguió consumiendo, los niveles de inflación del 2017 también afectaron los ingresos que obtiene el gobierno por el IVA.

“Entre mayor es la inflación existe un menor poder adquisitivo, por lo cual se consume menos y esto, a su vez, hace que exista menos recaudación por IVA. El año pasado, el poder adquisitivo de los trabajadores se vio golpeado”, explicó.

En el 2017 se logró una recaudación de ingresos tributarios de 2.8 billones de pesos, 4.2% más de lo programado en la LIF 2017.