Fuente: El Economista

El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, dijo que está a favor de lograr un acuerdo vinculante sobre un impuesto digital de la Unión Europea (UE) en una reunión de ministros que se realizará en diciembre, destacando de paso que apoya el modelo francés.

“Si las negociaciones continúan de la forma en que han estado yendo hasta ahora, seguiremos en conversaciones dentro de 100 años. Por eso apoyo al modelo francés y quiero ofrecer lo recaudado a la UE”, dijo Scholz, según declaraciones publicadas el lunes por el semanario Der Spiegel.

Ha habido discordia entre los estados miembros de la UE sobre un plan propuesto para gravar los ingresos de las grandes empresas de Internet como Google y Facebook.

Alemania solicitó este mes una revisión de la iniciativa para excluir del plan tributario actividades vinculadas a los fabricantes de automóviles.

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, dijo el lunes que estaban cerca de lograr un acuerdo.

En virtud de la propuesta de la Comisión Europea dada a conocer en marzo, los estados de la UE cobrarán un impuesto de 3% sobre los ingresos digitales de las grandes firmas, acusadas de evitar impuestos al desviar sus beneficios a los estados del bloque con tributos más bajos.

El plan apunta a cambiar las normas fiscales que han permitido a algunas de las compañías más grandes del mundo pagar tasas inusualmente bajas de impuestos corporativos por sus ganancias.

Pero para ello es necesario el apoyo de los 28 estados de la UE y varios se oponen, entre ellos países pequeños y con impuestos más bajos, como Irlanda, que se ha beneficiado al permitir que las multinacionales registren allí las ganancias de las ventas digitales.