Fuente: La Nación

El presidente Carlos Alvarado le ordenó al Ministerio de Hacienda actualizar el plan contra la evasión fiscal con las nuevas herramientas que crea la reforma fiscal.

La actualización debe estar lista esta semana, según la instrucción del mandatario.

La idea es trabajar a partir del plan contra la evasión fiscal anunciado el 20 de junio por el Ministerio de Hacienda, con el cual el gobierno pretende recuperar apretar tuercas para cobrar impuestos.

Ese plan, de 10 puntos, incluye la implementación de herramientas tecnológicas para controlar la evasión, así como acciones administrativas y de la Policía de Control Fiscal.

“Que (Hacienda) actualice ese plan (…) y le diga claramente a los costarricenses cómo, con las nuevas herramientas, va a combatir con determinación la evasión, la elusión y el contrabando”, dijo Alvarado.

Agunas de las nuevas herramientas a las que se refiere el mandatario son:

IVA

-La trazabilidad que crea el impuesto sobre el valor agregado (IVA), el cual entrará a regir a partir del 1.° de julio del 2019 en la mayoría de los casos, aunque el IVA sobre la canasta básica, los servicios turísticos y los asociados a la construcción entrará en vigor posteriormente, después de julio del 2020.

Con el IVA, el último en la cadena de producción debe acreditar los impuestos que pagó a un intermediario, por ejemplo, y el intermediario debe hacer lo mismo con las compras que le hizo al proveedor de insumos. Esto permite revisar el pago a lo largo de toda la cadena.

Renta global

La renta global obligará a incluir, en una sola canasta, la totalidad de los ingresos de un contribuyente para pagar el impuesto de renta, incluyendo ingresos que estén gravados por aparte. Esta modalidad provoca que las personas con muchos ingresos paguen más.

Norma de subcapitalización

La reforma fiscal introduce la norma de subcapitalización, con la cual se pretende evitar que los contribuyentes adquieran préstamos con empresas hermanas, o en paraísos fiscales, para pagar menos impuesto de renta.

Antes de la reforma, los contribuyentes podían deducir, dentro de sus gastos, el 100% de los intereses de los préstamos que obtengan para desarrollar sus negocios.

Con la reforma, esta condición se restringirá únicamente a operaciones crediticias adquiridas con entidades reguladas por el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) y bancos internacionales, siempre que estén debidamente regulados por los gobiernos de los países donde operen.

Para el resto de los créditos, esta norma solo permitrá reconocer en intereses el equivalente a un 20% de las utilidades calculadas antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, lo que se conoce como EBITDA.

Por ejemplo, si una empresa gana ¢1.000 millones en un año, no podría deducir más de ¢200 millones por intereses, en el apartado de gastos, aunque alegue haber pagado más a un acreedor.

Sin embargo, la entrada en vigencia será paulatina, por lo que se permitirá un 30% en los dos primeros años y, luego, el porcentaje bajará en dos puntos por año hasta quedar en un 20%.
Impuesto sobre ganancias de capital

Otra herramienta es la creación del impuesto sobre las ganancias de capital, el cual se cobrará sobre la venta de propiedades, lotes o licencias, siempre que no se trate de la venta de la casa de habitación o de una herencia.
Asimetrías híbridas

Esta norma pretende impedir que las empresas transnacionales, con operaciones en distintos países, aprovechen las diferencias en los tratamientos de las rentas que existen en esas jurisdicciones distintas para eludir el pago de tributos.

Contexto

El 5 de diciembre la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, divulgó la lista de 131 empresas privadas y públicas que han reportado pérdidas o cero utilidad en su declaración de impuestos entre el 2008 y el 2017.

De las 131, a 96 de ellas el fisco les efectuó un traslado de cargos de impuestos por ¢560.000 millones.

“A partir de esta lista (de grandes contribuyentes) hay que determinar, porque lo son, quienes son buenos pagadores, quienes han tenido pérdidas y quienes han engañado al fisco costarricense para que con la ley y las herramientas hacerlos pagar. Eso haremos en su justa dimensión”, dispuso el mandatario.
El plan presentado en junio por el viceministro de Hacienda, Nogui Acosta, contiene lo siguiente:

1. Acelerar e intensificar el cobro judicial

2. Cobrar sumas pagadas de más a pensionados fallecidos

3. Efectuar 1.000 operativos de la Policía de Control Fiscal contra el contrabando de productos, durante el segundo semestre del año en curso

4. Nuevo proceso para la selección de revisión de mercancías

5. Retomar bases de datos de valores de transacción, lo cual implica que, ante en el aumento en la percepción de riesgo, los importadores deberán declarar los valores reales de manera voluntaria

6. Arreciar los controles contra 117.000 contribuyentes que declararon cero impuestos en diciembre de 2017

7. Lograr que 1.500 contribuyentes empiecen a utilizar la factura electrónica

8. Implementar el uso del buzón electrónico como medio de notificación

9. Empezar a utilizar el registro de accionistas

10. Echar a andar la plataforma digital “DenuncieYA” en la página del Ministerio de Hacienda, para que las personas puedan realizar denuncias anónimas sobre casos de evasión, defraudación y contrabando