Fuente: La República

Sin contar con los recursos de la reforma fiscal, el déficit del Gobierno en 2018 es ¢415 mil millones menos de lo que se proyectó.

Se trata del 6% del valor del Producto Interno Bruto, mientras las expectativas eran que el déficit excediera el 7%.

Mantener a la baja esta tendencia dependerá de varios factores a los que Hacienda apuesta, como mantener un crecimiento cero en el presupuesto de 2020 y colocar unos $6 mil millones en eurobonos.

Recaudar bien los nuevos impuestos de la reforma fiscal que entrarán en el segundo semestre, y una nueva ley de empleo público son otras medidas que ayudarían a reducir el déficit aún más.

“Esperamos que los buenos resultados de este año, que nos permitieron alcanzar un hito histórico de bajar el déficit del 7,2% al 6%, allanen el camino para mantener la tendencia a la baja y que se sigan aprobando otras reformas”, dijo Rocío Aguilar, ministra de Hacienda.

Con un déficit a la baja, el país esperaría una reducción en las tasas de interés, ya que el riesgo de incumplir el pago de la deuda es percibido como menor.

En los últimos meses, las tres principales agencias globales de calificación de riesgo —Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s— han bajado la calificación de riesgo de Costa Rica, por el déficit que ha ido creciendo desde 2009.

“Aunque las cifras son buenas, tampoco es para dormirse en los laureles”, aseguró el presidente Carlos Alvarado.

Cifra generó optimismo

La contención del gasto público es la principal razón que dan los economistas para que el déficit fiscal bajara, pero coinciden en que esto no es una solución de largo plazo.

Alberto Franco
Economista
Ecoanálisis

Con la nueva ley de ajuste fiscal en vigencia y las medidas de reactivación económica, se podría fijar por parte del Gobierno una meta más ambiciosa de reducción del déficit para 2019.
Un 4% del PIB para este año sería una meta alcanzable y enviaría una señal de mayor confianza al sector privado, calificadoras e inversionistas.

Luis Diego Herrera
Analista económico
Grupo Financiero Acobo

El déficit es menor que la proyección que se tenía para el año, lo cual es una buena noticia, pero esa disminución no es tan grande si se compara con la cifra del año anterior.
Para 2019, se va a seguir mostrando un déficit que depende de la capacidad que tenga Hacienda para estabilizar el endeudamiento ya sea interno o que logre el externo que busca.

Adriana Rodríguez
Economista
Independiente

Existe un esfuerzo interesante en contención del gasto que se viene aplicando desde mayo del año pasado, pero eso no es sostenible en el tiempo y hace que la aprobación de la reforma fiscal fuera muy necesaria.
Todavía existe margen para mejorar la recaudación, sobre todo, cobrando bien los nuevos impuestos pero también hay un ligamen con qué tanto se reactive la economía.

Shirley Saborío
Vicepresidenta ejecutiva
Consejo de Promoción de la Competitividad

El resultado de un menor déficit fiscal como porcentaje de la producción es muy importante para revertir la tendencia creciente que presentó en los años anteriores, siempre que se trate de esfuerzos reales y no de pagos en efectivo que se hicieron con retraso, como la transferencia a programas sociales por ejemplo, que no se dio en diciembre pero sí en enero.
El déficit sigue siendo muy alto, razón por la cual los esfuerzos tanto en gasto, como eficiencia y gestión administrativa son fundamentales. Las reformas que siguen en temas de empleo público, gasto y eurobonos son importantes para disminuir la carga financiera.

Edna Camacho
Coordinadora
Equipo económico

Cuanto más crezca la economía, más se generará empleo y por eso estamos trabajando en la agenda de reactivación económica para mejorar la recaudación.
Se trabajará en áreas fundamentales: inversión pública, mejora regulatoria y simplificación de trámites, apoyo a la competitividad de las pequeñas y medianas empresas y fomentando la educación dual.

Roxana Morales
Economista
Universidad Nacional

El Gobierno realizó esfuerzos para contener el gasto público y tomó medidas administrativas para incrementar los ingresos, pero es claro que eso tiene un límite y por eso se requería una reforma fiscal que permitiera dar un paso adelante y generar más confianza.

Recorte al gasto

Las acciones del Gobierno desde mayo pasado para reducir el déficit incluyen las siguientes.

  Cero crecimiento al presupuesto de 2019 con excepción del servicio de la deuda, pensiones y gastos de capital
  Reducción del 30% en viáticos y transporte
  Rebaja del 30% en publicidad y propaganda
  Renegociación de alquileres
  Congelamiento en salarios de los jerarcas
  Disminución de horas extras
  Nueva escala en el pago de dedicación exclusiva

Fuente: Casa Presidencial