Fuente: El Tiempo

Según reportes internacionales, Uganda perdió 5 millones de usuarios de internet después de la entrada en vigencia de un nuevo impuesto a las redes sociales. La medida que empezó a aplicarse a mediados del 2018 sobre los servicios OTT (Over the top media services) obliga a los ciudadanos del país africano a pagar por acceder a servicios como Facebook, Twitter, WhatsApp, entre otros.

Según reportó el portal iAfrikan, datos publicados por la Comisión de Comunicaciones de Uganda (UCC) muestran el efecto del impuesto sobre el número de usuarios de Internet en el país de África Oriental. En los últimos tres meses, la caída de número de usuarios de internet fue de 3 millones.

El portal africano asegura que aproximadamente solo la mitad de los usuarios de Internet en Uganda pagaron el impuesto a las redes sociales, por lo que los ingresos fiscales recaudados no fueron los esperados en un inicio.

“Entre julio y septiembre de 2018, tanto el número de contribuyentes como las cifras de los ingresos por el impuesto a las OTT se encontraron con una tendencia descendente”. Según iAfrikan, “solo un 50,4 por ciento de los suscriptores de Internet disfrutaban de servicios de OTT a fines de septiembre de 2018 ”.

El portal recoge que existe una sensación de que el impuesto tiene por “inhibir la libertad de expresión de las personas mediante la introducción de una tarifa adicional que deben pagar para usar las redes sociales”. Dicha tarifa es independiente al pago por sus teléfonos inteligente o por los planes de acceso a internet.

Mientras que algunos ugandeses han pagado el impuesto, otros, como aportan los datos de la comisión de comunicaciones, han optado por recortar su uso de internet o evitan el pago del impuesto mediante el uso de una red privada virtual (VPN).