Fuente: La República

La incertidumbre de los consumidores hacia la economía costarricense disminuyó tras la aprobación del plan fiscal, al pasar del 28,2% en noviembre al 34,8% este mes, según la UCR.

Dicho cambio se explica porque la cifra vista en noviembre pasado fue la cifra de pesimismo más baja de la historia, pero las cifras indican que el panorama está mejorando por las siguientes razones.

1. La negatividad tocó fondo. Ese 28% fue la cifra más baja de confianza y al llegar a ese nivel y vista la aprobación del plan fiscal, las personas aceptaron la nueva realidad de que vienen más impuestos.

2. Hay anuencia del impacto de la reforma fiscal. Viendo los resultados obtenidos desde la implementación del plan, las personas consideran que poco a poco estas medidas mejorarán poco a poco las finanzas del país.

3. No hay factores distorsionadores en el ambiente. En la economía, la confianza es la base de cualquier movimiento negativo o positivo, en este caso, al cesar las huelgas y manifestaciones, tiende a disminuir un poco la incertidumbre.

4. Expectativas personales mejoran. Un menor porcentaje de la población espera un incremento en las tasas de interés, al mismo tiempo hay más opiniones favorables sobre comprar bienes duraderos, como casa y carro.

La confianza es un factor vital para la reactivación de la economía, ya que si hay mayor optimismo, se favorece el consumo, la producción, el empleo y reduce la pobreza.

Sin campanas al viento

Si bien el panorama mejoró un poco, no es momento de soltar las campanas al viento, pues aun queda trabajo por hacer para devolver la confianza a la ciudadanía.

Johnny Madrigal
Investigador
UCR

Es probable que la aprobación del plan fiscal haya contribuido a disminuir la incertidumbre.

El aumento en la confianza de los últimos tres meses se refleja en la clasificación de los consumidores, pues mientras los pesimistas disminuyeron de 51,5% a 39%, los optimistas aumentaron de 7% a 11%.

Daniel Suchar
Analista financiero
Universidad Latina

Una cosa es que las personas tengan una menor incertidumbre porque ya saben qué es lo que va a pasar con la economía y otra cosa es mostrar optimismo.

La gente sabe que vienen los impuestos pero no por eso están optimistas, si no que se despejan las dudas alrededor del tema.