Fuente: Revista Summa

Un gran porcentaje de empresas y profesionales independientes, así como mipymes, no están listas para enfrentar los cambios que implica la entrada en vigor de la nueva ley de Reforma Fiscal, particularmente aquellos que incluyen al impuesto del valor agregado (IVA).

A falta de 4 meses para que la reforma empiece a aplicarse formalmente, un gran porcentaje de empresas no están listas, en todos los sentidos.

“Podríamos hablar de alrededor de un 90% de empresas que creen que este es un tema que le compete exclusivamente a su contador, cuando en realidad le atañe a todas las áreas administrativas de la compañía y por ende no están listas para enfrentar los cambios que implica”, comentó Raymundo Volio Máster en Derecho Tributario de www.actualidadtributaria.com.

Según Volio, la mayor parte de los gerentes y administradores consideran que con la formación del contador es más que suficiente, cuando estos profesionales no fueron entranados en liderar procesos de cambio estructural de las organizaciones y no cuentan con el conocimiento de las áreas que deben transformarse con la reforma.

“Por ejemplo, hay empresas que deben hacer cambios en sus sistemas informáticos y de facturación. Esto no lo hace un contador, lo hace un informático.  Y es cuando vemos que los cambios deben verse desde una perspectiva multidisciplinaria”, comentó Volio.

Por esta razón es que el Bufete ha diseñado asesorías específicas para ayudar a las empresas a prepararse para los cambios, integrando a todas las áreas y adaptado a la actividad particular de la empresa, ya que la aplicación de la ley será diferente en cada caso.

Se trata de talleres especializados, hechos a la medida de los clientes y a sus necesidades, en tiempo, forma y costo, debido a que todas las empresas tienen necesidades diferentes.

Lo que ya debe estar listo

Faltan 4 meses para que arranque la nueva ley formalmente, y de acuerdo a Volio, hay acciones que sí se pueden hacer de inmediato.

Entre estas acciones están la inscripción de nuevos bienes y servicios en el IVA; conocer los créditos fiscales y su dinámica; conocer los bienes exentos y mucho más importante, cambiar el catálogo contable de la empresa, entre otros.