Fuente: Diario Extra

La contralora Marta Acosta dejó claro que el proyecto para gravar los excedentes de las cooperativas no solo es necesario sino un deber de las cooperativas para contribuir con el equilibrio fiscal del país.

Acosta fue convocada este martes a la Comisión de Asuntos Económicos donde se analiza el expediente 21017, que fue un compromiso que todas las fracciones firmaron tras la aprobación del plan fiscal.

El proyecto busca gravar a las cooperativas en una escala del 10% y el 20%.

Así lo establece el artículo 6 del proyecto que indica: “A los excedentes netos se le aplicarán las tarifas que a continuación se establecen, el producto así obtenido constituirá el impuesto sobre excedentes a cargo de las cooperativas”.

Excedentes netos anuales cuyos montos serán menores al equivalente de 581 salarios bases (¢250 millones) están exentos.

Un 10% sobre el exceso del equivalente a los 581 salarios base (¢250 millones) y hasta 1740 salarios base (¢750 millones) de excedente neto anual.

Un 20% sobre el exceso del equivalente de 1740 salarios base (¢750 millones) de excedente neto anual.

La contralora también llamó la atención que el proyecto debería ampliar la base para gravar más cooperativas ya que en el proyecto preliminar sería un número muy reducido.

Todos los representantes de las cooperativas han insistido que este proyecto sería nefasto para el sector y piden su archivo.