Fuente: CR Hoy

El déficit financiero del Gobierno Central llegó en setiembre pasado a ¢1,55 billones (millones de millones), más de ¢237.000 millones en exceso sobre la cifra de un año antes, de acuerdo con los datos más recientes publicados por el Ministerio de Hacienda en su sitio web.

En términos comparativos,  la cifra de este año equivale a un 4,5% del Producto interno bruto (PIB), mayor al 4% de un año antes. Por su parte, el déficit primario fue de 1,9% del PIB; un 0,3% más que en el 2017. Este resultado mantiene la tendencia que se observa desde julio, cuando se alcanzó el mayor déficit financiero de los últimos cinco años.

Al dar a conocer los resultados de ingresos y gastos del gobierno central al tercer trimestre, la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, enfatizó que estos resultados, junto con los escasos recursos para atender las prioridades del Estado, el anuncio de la próxima revisión de calificación de riesgo país, el índice de pobreza dado a conocer esta semana, el aumento en la morosidad del sistema financiero; entre otros factores, son una clara evidencia de que el país ya no aguanta más la difícil situación fiscal, ante la ausencia de una ley para fortalecer la Hacienda Pública que permita abrir el camino para empezar a resolverla.

Dicho comportamiento es el reflejo tanto de una caída en los ingresos como de un aumento del gasto.

Otro rubro que mostró un aumento importante fue el pago de intereses, que pasó de 2,4% del PIB, en setiembre 2017, a 2,6% del PIB a igual mes del 2018.

Aunque con una tasa de crecimiento menor a la registrada en 2017, el crecimiento de los gastos corrientes (principal componente de los gastos totales) alcanzó 7,3%. Esto a pesar de las acciones que sigue realizando el Gobierno para contener el gasto.

Este aumento equivale a unos ¢317,675 millones y se explica, sobre todo, por el incremento de 7,9% (¢143,364 millones, aproximadamente) en las transferencias; cifra que representa el 45,1% de ese incremento. También, los intereses aumentaron 13,2% y las remuneraciones 4,4%.

Por el contrario, el ingreso corriente del Gobierno Central acumulado a setiembre, registró su menor crecimiento desde los últimos cinco años.

Según Hacienda, si bien los ingresos tributarios mostraron un leve crecimiento, su ritmo es mucho más lento que el del año anterior. Esto como resultado de la disminución en la importación de vehículos, que afecta el impuesto selectivo de consumo; un menor aumento en la recaudación del impuesto sobre las ventas y la continua desconexión entre crecimiento económico y recaudación de impuestos.

“Frente al panorama que enfrentamos hoy, tengo la confianza en que los diferentes actores que deben participar en lo que sigue del proceso para contar con la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, tengan clara la trascendencia de aprobar esta reforma y evitar que el país entre de inmediato en una crisis que nos costaría muchos años revertir”, enfatizó la ministra Aguilar.