Fuente: La República

El gobierno del presidente Solís llega a su fin dejando la adhesión a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) cumplida en 12 de los 22 comités necesarios.

Sin embargo, los puntos más complejos quedarán por resolver.

La falta de solución al deterioro fiscal es uno de los principales obstáculos al ingreso, según el informe publicado ayer por la OCDE, un ente integrado por varios de los países más desarrollados, que analiza y recomienda buenas prácticas.

“Los esfuerzos recientes para aumentar la recaudación de impuestos no han contribuido a reducir el déficit presupuestario. Como resultado, la deuda del gobierno central se ha disparado de menos del 25% del PIB en 2008 al 49% en 2017”, indica el informe.

Adoptar un paquete de reforma fiscal integral que permita estabilizar la relación de deuda a PIB, es lo que la OCDE recomienda.
De esta manera, la reforma fiscal que hoy se discute en la Asamblea cobra nueva importancia, no solo ya como medio para resolver los problemas fiscales, sino también para alcanzar la adhesión a la OCDE.

Existe un vasto margen para recaudar ingresos adicionales ampliando la base tributaria y continuando la lucha contra la evasión y la elusión fiscal, señala el informe.

Sin embargo, el aumento de los ingresos fiscales no será una solución definitiva a menos que se restrinja la marcada asignación de recursos a gastos rígidos o con destinos específicos, como salarios públicos y pensiones.

El elevado gasto en educación frente a los magros resultados obtenidos además preocupa al organismo, así como la deserción y la desigualdad en el uso de los recursos, con una baja inversión en educación primaria, mientras que en educación superior es alta.

La informalidad laboral, que se mantiene estancada alrededor del 40% de la población trabajadora es otro problema para el desarrollo, según la OCDE.

Pese a los puntos negativos, el organismo resaltó varios aspectos positivos de la economía costarricense, incluidos el aumento en el nivel de vida y el crecimiento económico, así como la diversificación de las exportaciones.


Francisco Gamboa

Director ejecutivo
Cámara de Industrias

La incorporación del país a la OCDE es importante porque pertenecer a ese grupo genera mejora en diversas políticas públicas, además nos permite el acceso a las buenas prácticas que los grandes países tienen. En general, es importante porque se desarrollan varias áreas relevantes para Costa Rica.

Ángel Gurría

Secretario general
OCDE

Costa Rica ha acelerado sus esfuerzos para aplicar las reformas políticas que contribuirán a la convergencia con las prácticas óptimas de la OCDE, y este proceso seguirá activo. Es preciso mantener el dinamismo actual y adoptar actuaciones contundentes para allanar el camino hacia un futuro mejor y más brillante.

Alexander Mora

Ministro
Comercio Exterior

El proceso muestra el compromiso absoluto de la administración Solís Rivera de trabajar hasta el final, para dejar la adhesión lo más avanzada posible, habida cuenta de que es un proyecto país trascendente para nuestro transitar hacia el desarrollo, que ahora deberá asumir con igual pasión y compromiso la administración Alvarado Quesada, a partir del próximo 8 de mayo.