Fuente: La República

Con un puñado de nuevas y severas reglas en el sistema de pensiones de la Corte, los diputados pretenden desaparecer el déficit de pensiones del Poder Judicial, que asciende a ¢5,3 billones y que pagan los costarricenses mediante sus impuestos.

La iniciativa es discutida por la Comisión Especial de Pensiones y pasará al Plenario Legislativo para su aprobación, tras una moción que establece plazos y limitaciones en el uso de la palabra.

Entre los cambios que se discutirán en Cuesta de Moras está calcular la pensión con un 82% del promedio de los últimos 240 salarios, hoy es un 100%.

Otra propuesta es limitar la pensión a ¢4 millones, cosa que en la actualidad no existe para los trabajadores y una contribución solidaria máxima del 55% sobre las pensiones que excedan este tope, cosa que tampoco existe en las pensiones actuales.

Los trabajadores del Poder Judicial se pueden pensionar a los 60 años (mujeres) y 62 años los hombres y con la aprobación de la nueva legislación pasaría a 65 años.

Por otra parte, se pueden jubilar con 35 años de servicios y en la actualidad con 30 años.

Otro de los cambios es incrementar el porcentaje de cotización obrera que aumenta del actual 11% a un 13%, fijado por ley.

Paralelo a esto, el Frente Amplio aboga por una reforma constitucional, la cual podría durar años en aprobarse, idea que cayó en el vacío ante la oposición de los diputados de otros partidos políticos.

La propuesta fue elaborada durante más de un año por el diputado Jorge Arguedas, con la colaboración de Walter Antillón, jurista y excandidato vicepresidencial del Frente Amplio, y pretende transformar la estructura y organización del Poder Judicial para fortalecer la independencia y la imparcialidad de los jueces.
No más parches

Todas las bancadas están de acuerdo con la iniciativa, con excepción del Frente Amplio que pide una reforma constitucional y no legal.
A FAVOR

Johnny Leiva
Diputado
PUSC

Con la reforma a la ley del régimen de pensiones del Poder Judicial es suficiente para resolver la insolvencia del mismo. Este proyecto está en una vía rápida, donde tiene tiempos definidos para su discusión y ningún partido los podrá incumplir, por lo que se aprobará en un tiempo récord.


Sandra Piszk
Diputada
PLN

Las reformas legales que se están tramitando son suficientes por sí mismas y no inciden en la organización y funcionamiento del Poder Judicial, ni se relacionan con lo dispuesto en artículo 167 de la Constitución Política aplicable a la función fundamental jurisdiccional del Poder Judicial.


Marcela Guerrero
Diputada
PAC

Nos parece irresponsable la posición del Frente Amplio de querer oponerse a una reforma porque las asimetrías con otros regímenes son bastante odiosas y disímiles al compararlas con otros sistemas de pensiones, esto debe cambiar.

Natalia Díaz
Jefa de Fracción
ML


No es necesaria una reforma constitucional. Los temas que hoy se están modificando ya están regulados, así que su reforma se hace por la misma vía. Todas las fracciones tienen distintas posiciones. Es derecho de todas exponer sus puntos de vista pero al final lo importante es ordenar el tema del régimen de pensiones de manera eficiente.

EN CONTRA

Francisco Camacho
Jefe de fracción
FA

La propuesta para una reforma constitucional ha sido construida con mucha seriedad y proponemos un debate para fortalecer nuestro Estado, separando la administración de la justicia del gobierno judicial. La campaña electoral no evita que nuestra bancada siga proponiendo ideas para impulsar en un futuro gobierno del Frente Amplio.