Por: Licda. Ana Isabel Borbón Muñoz / Actualidad Tributaria

Se ha preguntado usted por qué ante los últimos acontecimientos y bloqueos realizados en nuestro país, muchos de quienes necesitábamos desplazarnos a nuestro trabajo, en horas tempranas de la mañana o al final de la tarde, como lo hacemos los que laboramos para el sector privado, mencionamos con frecuencia la famosa frase “ojalá sigan las amenazas de bloqueos en San José, porque el transito está fluido.  Equivocadamente, pensábamos que se trataba de un acto de magia por medio del cual, ante la amenaza de un bloqueo de calles, la mayoría de los costarricenses no sacaba sus vehículos o evitaba llegar a los lugares donde ya es sabido que hay manifestantes.  Puede ser que alguna parte de esas razones sea cierta, (aunque no aplicaba para quienes se desplazaban después de las diez de la mañana y hasta las tres de la tarde), pero lo que realmente es cierto, es la forma titánica y bien pensada, de las empresas que optaron por tomar en consideración, la recientemente aprobada y publicada “GUIA TECNICA PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL TELETRABAJO EN LAS EMPRESAS”, del mes de julio del 2018, para evitar el desplazo de gran parte de sus trabajadores en días de huelga y bloqueo a sus lugares de trabajo.  Y es que estas guías son un esfuerzo de aplaudir por parte del Ministerio de Trabajo, que se propuso crearlas, en virtud que el expediente 19.355 que se encuentra en la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa, no avanza y el tema del teletrabajo, es un tema urgente por regular, ante la ausencia de normativa vigente que hable de este tema.

Existen muchas definiciones y mitos respecto a esta actividad productiva, pero lo cierto de todo es que quienes se han acoplado a ella han visto enormes beneficios, entre los que están la reducción de gastos y el aumento de la productividad.

¿Cómo puede lograrse esto? Bueno si su empresa está intentando reducir el ausentismo, reducir los costos de alquiler en plantas físicas que alberguen a los trabajadores, o bien, mejorar la distribución del espacio existente; evitar problemas laborales entre colaboradores;  optimizar el uso de tecnologías; modernizar y hacer más eficientes las labores cotidianas de su empresa; impulsar la cultura organizacional de trabajo por objetivos y resultados; aumentar la productividad, entre muchos otros beneficios, usted debe ir pensando en el Teletrabajo como una opción para su empresa.  Esto sin contar, los múltiples beneficios que trae al trabajador, como lo son el ahorro en costos de transporte y tiempos de desplazamiento, mejorar de calidad de vida, menos ausentismo por enfermedades estacionales o de contacto físico, disminución en enfermedades producto del estrés, mayores oportunidades de ingreso al ámbito laboral, ente muchas otras.

Erróneamente durante años, los patronos han considerado que el teletrabajo, fortalece al trabajador vagabundo, inestable, que permanecerá en casa viendo televisión o jugando videojuegos en lugar de hacer lo que se le encomendó; igualmente piensan que las jefaturas pierden por completo el control de los empleados; o que no se pueden medir los avances o cumplimientos de objetivos,  y nada más alejado de la realidad, sin embargo, una reciente encuesta de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), reveló que solamente dos de cada diez empleadores usan actualmente el teletrabajo en sus empresas y que el 54% de las empresas privadas no estaría dispuesto a implementarlo.

La Guía Técnica para la implementación del Teletrabajo en las Empresas, enumera con mucho tino, los elementos claves para la implementación del mismo, y establece importante para ello, tener un enmarque estratégico, es decir, un objetivo claro para la implementación, debemos dejar de lado el pensamiento que, el trabajador solo responderá a sus labores bajo la supervisión estricta, lo cual se ha demostrado no es así.  Igualmente se despide con bastante frecuencia a trabajadores que durante sus horas laborales pierden el tiempo en redes sociales, viendo páginas inadecuadas, jugando juegos de video, conversando con sus compañeros, ausentándose así de sus labores y la Sala Segunda en reiterada jurisprudencia, ha interpretado esto como abandono de trabajo, sin que haya sido necesario que el trabajador salga de la empresa.  Entonces no es cierto que la supervisión estricta funcione respecto al cumplimiento de objetivos y la productividad.  Por ello es indispensable identificar las áreas y puestos en los cuales es adecuado implementar el teletrabajo.

Pero para ello deben adecuarse otras áreas también, por ejemplo es necesario revisar y adecuar la normativa interna, pues no es cierto que el teletrabajo haga que el trabajador se salga del marco regulatorio de la empresa, bastará con hacer ciertos ajustes para que siga regulándolo, al igual que seguirá cobijándolo toda la normativa laboral vigente con respecto a su patrono. 
Es indispensable establecer esquemas de evaluación de trabajo, pues serán éstas las herramientas necesarias para que, si el trabajador no está bajo los lineamientos o cumpliendo las expectativas de la empresa, pueda ser sancionado y hasta despedido. 

Todo lo anterior evidentemente conlleva a promover un cambio organizacional, que debe ser comunicado con absoluta transparencia a los trabajadores y creando un ambiente o clima organizacional, junto al personal de talento humano, que vaya creando en el trabajador ese deseo por desarrollarse dentro de esta modalidad con absoluto respeto y responsabilidad, pues debe entender que son muchas más las ventajas que se obtienen, en ambos lados de la balanza. Obviamente será indispensable un perfil tecnológico en aquellos trabajadores que califiquen para esto y con un gran desarrollo de competencias virtuales, que abundan en este momento en los jóvenes dicho sea de paso.

Y si lo que le preocupa es la salud ocupacional y los riesgos laborales, pues sepa que éstos se disminuyen enormemente, sin embargo, previendo esto, ya el Instituto Nacional de Seguros (INS) también ha elaborado un documento técnico sobre el teletrabajo, en el que menciona sus recomendaciones.

Anímese, no es tan difícil, evalúe su empresa y determine cuántos de los trabajadores que tenemos sentados todo el día en un escritorio, podrían contribuir al descongestionamiento vial, y a que no le preocupen los bloqueos y las huelgas;  a disminuir la huella del carbono neutral reduciendo los desplazamientos, pero además, a reducir sus gastos sustancialmente, evitando incapacidades recurrentes, ganando espacio en su planta física, evitando la suspensión del trabajo por llegadas tardías y atrasos por atascamientos en presas, eliminando el mal ambiente laboral y promoviendo más bien, un incremento en su producción. El teletrabajo llegó a nuestro país a través de las empresas transnacionales que son las que más utilizan este sistema hoy en día, y no por casualidad.  Creo las nuevas guías técnicas nos deben llevar a reflexionar sobre esta importante herramienta de trabajo, que nos ayudará a bajar costos y estimular el desarrollo para ambos, patronos y trabajadores.

Aprovecho la ocasión para invitarlo a mi Seminario: “El teletrabajo y sus nuevas regulaciones” que estaré impartiendo en el Hotel Tryp San Jose, el día 22 de noviembre; de las 8:30 a.m. hasta las 12:30 p.m.

Para más información del seminario puede ingresar en el siguiente enlace: El teletrabajo y sus nuevas regulaciones