Fuente: Estrategia y Negocios

Costa Rica estudia un proyecto de ley que impondría un nuevo tributo de $15 a los extranjeros que ingresen a este país por tierra, mar o ríos. El análisis lo hacen los diputados de la Comisión de Ambiente de la Asamblea costarricense.

El objetivo del proyecto es recaudar fondos para financiar expropiaciones en parques nacionales y la protección de áreas de conservación. El 60% de lo recaudado sería destinado al pago de tierras compradas o expropiadas para la creación de parques nacionales y otras áreas silvestres protegidas. El restante 40% se usaría en el mejoramiento de servicios y al desarrollo de las obras de infraestructura y de conservación de estos sitios.

El expediente 20.576 fue presentado al plenario el 17 de noviembre de 2017 por diputados de Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Acción Ciudadana (PAC) y Renovación Costarricense (RC). Ahora, cuentan con el apoyo de Paola Vega, diputada del PAC, quien asumió la presidencia de esta comisión en junio.

El tributo, que sería recaudado por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), lo pagarían unos 700.000 extranjeros que entran al país por tierra o agua cada año.

El impuesto no se cobraría a nacionales, transportistas, cruceristas, diplomáticos, ni a las personas que estén en tránsito o que hayan ingresado en los últimos 30 días, de acuerdo con el texto.

En las pláticas, el informe de Servicios Técnicos advirtió que las personas que ingresan por la vía terrestre pueden tener una condición socioeconómica distinta a las que ingresan por la vía aérea, a quienes no se está gravando con este impuesto.

Nueva reglamentación sobre IVA

Se dio a conocer la nueva reglamentación sobre el IVA. En el caso de turismo:

- Los tiquetes de avión que se compren antes del 30 de junio no pagarán impuesto, pese a que el vuelo sea posterior

- Los servicios turísticos brindados por quienes se encuentren debidamente inscritos ante el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), estarán exentos del Impuesto sobre el Valor Agregado, a partir del 1 de julio de 2019 y hasta el 30 de junio de 2020, luego sufrirán el mismo proceso que los de construcción.