Fuente: La Nación

Las personas que adquieran bienes o servicios en el exterior, ya sea porque compran por Internet o porque viajan a otro país y paguen con tarjeta de débito o crédito, podrían tener que pagar el 13% de impuesto sobre el valor agregado (IVA), al momento de cancelar la compra.

Así está planteado en el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas que dictaminó este martes 10 de abril la comisión especial que analizó el proyecto.


En los casos que el tributo no corresponda las personas tendrían que ir con las facturas a pedir la devolución del impuesto al Ministerio de Hacienda.

Esta entidad ya detectó la situación y el director general de Tributación, Carlos Vargas, confirmó que pretenden cambiar el artículo.

Sin embargo, tal y como está planteado, si por ejemplo una persona compra unas tenis por Internet con tarjeta pagaría el IVA en el momento de la compra y luego lo volvería a pagar el IVA cuando las desalmacena en las aduanas, y después tendría que ir a pedir la devolución de uno de los pagos, explicó Germán Morales, socio director de la firma Grant Thornton.

Pero además, añadió Morales, si una persona viaja al exterior, y paga hotel, restaurantes y compra ropa, y paga con tarjeta de un banco local, tendría que cancelar el 13% del IVA sobre todo lo que adquirió y luego tendría que ir con todas las facturas al Ministerio de Hacienda a pedir la devolución.

“El problema es que no son las empresas (las que tienen que ir a pedir e IVA), son los consumidores, entonces se hace una cantidad gigantesca”, comentó Morales.

Luego de percatarse de la situación, en el Ministerio de Hacienda resaltaron que están buscando una solución junto con los bancos.

“Eso es parte de los temas que estamos revisando incluso con algunas entidades bancarias para ajustarlo, para cambiarlo”, dijo Vargas.

El jerarca de Tributación explicó que en el caso de compras por Internet una opción sería demostrar en las aduanas que ya se pagó el IVA al comprarlo con tarjeta para así no cancelarlo dos veces.

Este plan cambia el actual impuesto de ventas en uno sobre el valor agregado, lo cual implica incluir a todos los servicios que se consumen en el país y mantiene la tarifa en un 13%.

El artículo que contiene este tema es el número 30 de la parte del proyecto que se refiere al IVA.

Textualmente el artículo señala: “Las entidades, públicas o privadas, que emitan tarjetas de crédito o débito de uso internacional, definidas para los efectos del presente artículo como emisores, deberán actuar como agentes de percepción, cuando sus tarjetahabientes realicen compras de bienes tangibles, intangibles y servicios por medio de internet o cualquier otra plataforma de telecomunicaciones o digitales y que en definitiva les corresponda pagar a los sujetos indicados”.

Morales explicó que un bien tangible son los que pasan por aduanas, unas tenis, por ejemplo; uno intangible es el que no pasa por aduanas, como un antivirus, y un servicio puede ser el pago de un restaurante.

¿Por qué se incluyó eso en el proyecto?

Consultado sobre por qué se incluyó este tema así en el proyecto, Vargas explicó que la idea es gravar los servicios transfronterizos (como Uber o Netflix); no obstante, cuando conversaron inicialmente con las entidades financieras entendieron que éstas no podían distinguir cuándo se paga por un bien o un servicio, y por ello propusieron gravar todo y que luego se pida la devolución para lo que no corresponde.

“En las últimas conversaciones que hemos tenido con ellos nos han manifestado que pueden identificar cuando se trata del pago de un servicio, entonces si es así, y siendo que el interés nuestro es gravar el tema de los servicios transfronterizos, porque cuando se trata de bienes tangibles pagan el impuesto cuando pasan por aduanas, entonces es mucho más sencillo limitarlo a los servicios”, comentó Vargas.

María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), confirmó que esta entidad presentó una propuesta para cambiar este artículo.

“La propuesta de la ABC está alineada para resolver los problemas operativos y técnicos que tal como está redactada la norma hoy la convierte en materialmente imposible de implementar; ya que no hay forma de saber si el bien o el servicio se consumió localmente o en el exterior. Además, se está planteando referir la disposición solo a los servicios consumidos localmente”, dijo Cortés.

Vargas señaló que ellos harán la propuesta, pero serán los diputados quienes definan la forma de incluirlo en el texto.

Entrevista.
Carlos Vargas, director de Tributación: ‘El tema principal son los servicios transfronterizos’

El director general de Tributación, Carlos Vargas, explicó que el tema principal que buscan gravar con el impuesto al valor agregado (IVA) son los servicios transfronterizos, como Netflix; no obstante, como entendieron que los bancos no podían hacer la distinción entre bien y servicio al comprar con tarjeta, entonces propusieron gravar todo. y que los consumidores pidan devolución, cuando no corresponde.

Sin embargo, tras nuevas conversaciones con los bancos entienden que sí se pueden separar los servicios transfronterizos, que serían los que finalmente queden gravados.

-Si una persona viaja al exterior y compra, ¿le cobrarían el IVA que está pagando con la tarjeta del banco interno y después, tendría que venir al país e ir a Tributación, con todas las facturas y demostrar que le cobraron eso, para pedir la devolución? O en el caso de compras por Internet, pagaría el IVA dos veces. ¿Es así?

-Eso es parte de los temas que estamos revisando incluso con algunas entidades bancarias para ajustarlo, para cambiarlo; de acuerdo con la propuesta aplica para las compras en el exterior.

-Es decir, ¿a todo lo que se compra en el exterior con tarjeta le cobrarían el IVA?

-Sí, porque el IVA parte del principio de que yo lo gravo en función del país de consumo, si es una compra que yo consumo en el exterior, yo, con la documentación, puedo probar que yo consumí en el exterior y ahí se le puede reintegrar, de acuerdo a como está hoy, recuerde que eso lo estamos revisando para modificarlo.

-Sería un gran desestímulo para usar la tarjeta.

- En realidad no, el tema principal son los servicios transfronterizos, los que se prestan fuera del país, como por ejemplo Uber: se hace un pago por medio de una plataforma y se dificulta el cobro del impuesto, en esos casos, lo que estamos haciendo es una reversión del sujeto pasivo, se le carga desde que se haga el pago para poder tener control sobre eso, y obviamente poder gravar la activa.

“En el caso de los bienes tangibles, cuando se compra por Amazon o por otros medios, cuando pasa por aduanas ciertamente se tiene que pagar el impuesto, lo que pasa es que si tiene el comprobante de que ya lo pagó, nada más le mostraría el pago, eso con la propuesta.

“Lo que estamos ajustando en el texto es para limitarlo a la compra de servicios y excluyendo todo lo que son bienes tangibles”.

- ¿Netflix, por ejemplo?

- Entre otros, que se consumen en el país, pero es un servicio prestado desde afuera, pero se consumen en Costa Rica.

- ¿Por qué se incluyó así en el proyecto?

- Cuando conversamos inicialmente con alguna de las entidades financieras entendíamos que ellos no podían distinguir de cuándo se paga un bien o cuando se paga un servicio, pero en las últimas conversaciones que hemos tenido con ellos nos han manifestado que pueden identificar cuando se trata del pago de un servicio, entonces si es así, y siendo que el interés nuestro es gravar el tema de los servicios transfronterizos, porque cuando se trata de bienes tangibles pagan el impuesto cuando pasan por aduanas, entonces es mucho más sencillo limitarlo a los servicios.

- ¿Eso va a hacer a través de una moción o de un texto sustitutivo?

- Los diputados son los que pueden hacer los ajustes.