Fuente: CincoDías

Cambios de última hora en la reforma fiscal, cuyo plazo de presentación de enmiendas en el Senado concluyó ayer a las doce de la noche. El Grupo Popular, con el aval de Hacienda, incluyó una rebaja adicional del tipo de retención en el IRPF de los autónomos.

El proyecto de ley que aprobó el Gobierno ya contempla que la retención actual del 21% que sufren con carácter general los trabajadores por cuenta propia baje al 20% el próximo año y al 19% el siguiente.

La intención, ahora, es que el descenso sea más intenso y el porcentaje caiga al 19% ya en 2015. En 2016, el gravamen se fijaría de forma definitiva en el 18%.

Así, Hacienda acepta las propuestas de organizaciones de autónomos como ATA, que reclama un mayor estímulo para un colectivo que supera los 1,6 millones de contribuyentes. De hecho, el Gobierno ya aprobó en julio un gravamen reducido del 15% para los autónomos que no ganan más de 15.000 euros.

Esta medida está beneficiando, según cálculos de Hacienda, a 325.000 trabajadores por cuenta propia.

En septiembre de 2012, el actual Gobierno de Mariano Rajoy elevó del 15% al 21% la retención para los autónomos, un incremento que debía mantenerse hasta 2013 y reducirse al 19% en 2014.

Sin embargo, las necesidades de financiación de la Administración llevaron al Ejecutivo a prorrogar el tipo del 21%.

La rebaja de las retenciones que se plantea ahora implica que los autónomos deberán adelantar un menor volumen de sus ingresos a la Agencia Tributaria, lo que elevará la liquidez. Además, se beneficiarán también de la reducción de tipos y tramos en el IRPF.

Plusvalías por venta de viviendas

Por otra parte, el PP también ha presentado una enmienda que suaviza el efecto de la propuesta inicial del Gobierno que contemplaba suprimir los coeficientes de abatimiento y de actualización monetaria que se aplican en las ganancias patrimoniales. Esta medida, ahora corregida, implicaba encarecer sensiblemente el coste fiscal de la plusvalía por vender una vivienda, especialmente si es antigua. Hacienda, tras recibir múltiples presiones, ha optado por suprimir los coeficientes de abatimiento solo cuando el precio de venta no supere los 400.000 euros.

El Ejecutivo defiende que la reforma fiscal, que incorpora una rebaja de tipos en el IRPF y el impuesto sobre sociedades, supondrá un ahorro para los contribuyentes de 9.000 millones de euros. Siempre según sus estimaciones, este incremento del poder adquisitivo de los contribuyentes impulsará en un 0,55% adicional el PIB. El pasado martes, el secretario de Estado de Hacienda defendió en el Foro CincoDías que la rebaja del IRPF será especialmente intensa para las rentas medias y bajas. Señaló que para los contribuyentes que ganan menos de 30.000 euros anuales –que suman el 72% de los declarantes–, el ahorro alcanzará el 23%.

Por otra parte, el Ejecutivo de Mariano Rajoy hace hincapié en que los contribuyentes con sueldos inferiores a 12.000 euros estarán exentos de tributar. Actualmente, tampoco pagan IRPF aquellos que ganan en torno a 11.200 euros. La reforma que se aprobará definitivamente el próximo mes entrará en vigor el próximo año. De hecho, el Ejecutivo ya ha publicado el borrador de reglamento del nuevo IRPF, que encuentra en el trámite de audiencia pública, para que las empresas tengan tiempo suficiente para aplicar la rebaja en las retenciones a partir del próximo mes de enero.