Fuente: CNN

Millones de personas en Uganda han abandonado el internet después de que se establecieran impuestos a las redes sociales y a las transacciones monetarias vía celular en ese país.

Un gravamen diario introducido en Julio del año pasado para controlar la “charla ociosa” en línea y aumentar rédito que está afectando a más de 60 plataformas digitales incluyendo Facebook Whatsapp y Twitter.

Para ocupar dichos sitios, los ugandeses deben pagar un impuesto de 200 chelines (un aproximado de 2 dólares) por día.

De acuerdo a la Comisión de Comunicaciones de Uganda, tres meses después de introducida la penalización el número de suscripciones a internet cayó en más de 2.5 millones.

Al momento de declarar este impuesto, David Bahati, el ministro de economía del país africano, afirmó que esto se realizó para aumentar los ingresos para fomentar los servicios públicos.

Sin embargo, el presidente Yoweri Museveni, escribió al Ministerio de Economía en Marzo del año pasado apurando la introducción de la penalización para poder enfrentar las consecuencias de los “chismes digitales”.

Los opositores han descrito al impuesto como un intento de restringir la libertad de expresión, y advirtieron del dañino impacto en la economía que está generando.

Lo anterior debido a la falta de un sistema de banca formal en Uganda, lo que hace que mucha gente confíe en las compañías de telefonía móvil para transferir dinero a través de mensajes de texto.

“El impuesto no ha generado los ingresos que el gobierno anticipó”, declaró Irene Ikomu para The Guardian, una abogada que recide en la capital del país, Kampala. “Los sectores financieros y tecnológicos han sido los más afectados”

El número de personas pagando el impuesto por los sitios cayó en 1.2 millones. El valor de las transacciones de dinero móviles también cayó en casi un cuarto.