Fuente: Diario PanamáAmérica

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lanzó un ambicioso plan para estimular la economía en la frontera con Estados Unidos, reforzando su compromiso con las industrias mexicanas de comercio y manufactura, pese a que el Gobierno estadounidense amenazó hace poco con cerrar toda la frontera.

México planea recortar los impuestos corporativos y sobre la renta del 30% al 20% para 43 municipios de seis estados fronterizos, a la vez que reducirá a la mitad del impuesto agregado de la región para dejarlo en 8%.

Líderes empresariales y representantes sindicales también acordaron duplicar el salario mínimo en la frontera, a 176.2 pesos al día, equivalente a 9.07 dólares al tipo de cambio actual.

López Obrador, quien asumió la presidencia el 1 de diciembre, dijo que la idea es estimular el empleo y crecimiento salarial a través de incentivos fiscales y el incremento de la productividad. El presidente Donald Trump ha dicho varias veces que los bajos salarios en México atraen la inversión estadounidense, quitándole empleos a los trabajadores de Estados Unidos. México se comprometió a subir los salarios el año pasado durante las negociaciones de reestructuración de su acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y Canadá.