Fuente: El Financiero

El Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica recordó que el próximo 30 de setiembre termina el presente periodo fiscal 2018.

Así, toda persona física o jurídica que haya tenido actividades económicas o negocios lucrativos desde el 1° de octubre del 2017 al 30 de setiembre del 2018, tiene que cumplir con las siguientes obligaciones tributarias:

1) Cancelar el 30 de setiembre el tercer pago parcial de renta.

2) Presentar, antes del 30 de noviembre del 2018, la Declaración Informativa (D-151) para detallar las ventas o ingresos, las compras por más de ¢2,5 millones por proveedor y los servicios recibidos por ¢50.000 o más.

3) Antes del 15 de diciembre debe presentar ante la administración tributaria, la Declaración Jurada de Renta definitiva (D-101) y cancelar la autoliquidación del impuesto sobre la renta que le corresponda.

El impuesto sobre la renta se cancela mediante tres anticipos calendarizados por el Ministerio de Hacienda en marzo, junio y setiembre de cada año.

El monto a pagar se calcula según los ingresos obtenidos por los contribuyentes durante el periodo fiscal del año anterior.

Ronald Artavia Chavarría, presidente del Colegio de Contadores Públicos, recordó también que cuando se presenta la Declaración Jurada de Renta, a través del sistema de Administración Virtual Tributaria (ATV) en el sitio web del Ministerio de Hacienda, se determina la autoliquidación.

La autoliquidación consiste en pagar la diferencia pendiente del periodo fiscal 2018.

“Si usted no tiene impuestos por pagar, siempre debe presentar su declaración para evitar ser acreedor de multas”, subrayó Artavia.

Los pagos parciales y la debida autoliquidación pueden cancelarse a través de las entidades bancarias acreditadas en el país (personalmente o en línea), de igual forma como se pagan los servicios públicos, con solo indicar el número de cédula.

Este año los contribuyentes tendrán que poner atención a la facturación que realizó en medios digitales, tras la implementación de la factura electrónica.

Además, tendrá tanto facturas válidas impresas como electrónicas, situación que se prevé se va a mantener aún en el 2019 con los sectores a los que Hacienda otorgó prórroga en el uso de los comprobantes electrónicos.

Multas y recargos

Si un contribuyente no paga el impuesto sobre la renta y no presenta su declaración, se aplica lo que establece el artículo 79 del Código Tributario.

De acuerdo con esta norma, se pagaría como sanción una multa de medio salario base, es decir ¢215.500 (50% de ¢431.000).

Esto también se aplica aunque no le corresponda cancelar impuestos.

Además de la multa, también corren los intereses.

Por ejemplo, si tenía que pagar un impuesto de ¢1 millón y no lo hace en diciembre, pagaría intereses a razón del 13,73% anual, o sea 1,14% por mes.

Eso significa que si cancela hasta el 15 de enero del 2019, los intereses serían de ¢11.400.

Cálculo del impuesto personas físicas
Personas físicas con actividad lucrativa:  tramos de renta y tarifa
Hasta ¢3.549.000 anuales: tarifa 0%
Más de ¢3.549.000 hasta ¢5.299.000 anuales: tarifa 10%
Más de ¢5.299.000,00 hasta ¢8.840.000 anuales: tarifa 15%
Más de ¢8.840.000,00 hasta ¢17.716.000 anuales: tarifa 20%
Más de ¢17.716.000 anuales: tarifa 25%
Nota: El impuesto se calcula con base en la renta líquida gravable.
Fuente:  Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica

Cálculo del impuesto de personas jurídicas
Tarifa según ingresos brutos
Hasta ¢53.113.000: tarifa 10%
Hasta ¢106.835.000: tarifa 20%
Más de ¢106.835.000: tarifa 30%
La tarifa se determina con base de los ingresos brutos y el impuesto se calcula sobre la renta neta.
Fuente:  Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica