Fuente: El Financiero

El presidente electo Carlos Alvarado apenas terminaba de presentar a los miembros de su gabinete para el periodo 2018-2022 y los periodistas ya asediaban a la nueva ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, en una esquina del auditorio de la escuela Buenaventura Corrales, en San José.

La nueva jerarca fue directa al plantearse la meta y aspira reducir el déficit fiscal del país para llevarlo a un rango de entre el 2% y 3% del Producto Interno Bruto (PIB).

La tarea parece compleja, sobre todo cuando se revisan las proyecciones del Banco Central que ubican el déficit en un 7,1% de la producción nacional para finales del 2018 y lo elevan al 7,9% para el próximo año.

Aguilar confía en la responsabilidad de los nuevos diputados para que aprueben la reforma fiscal antes de los primeros 100 días de la administración Alvarado Quesada. Los actuales legisladores heredarán un proyecto de ley que nació del consenso entre el Ejecutivo y las fracciones del Congreso.

EF recopiló las respuestas más valiosas que ofreció la Ministra de Hacienda designada la noche de este jueves a los medios de comunicación.
El futuro de la reforma

- ¿Cuál es su meta para reducir el déficit fiscal durante los próximos cuatro años?

- Yo creo que dejar un déficit que ronde entre el 2% y 3% -del PIB- ya con eso el país haría un avance importante, porque, además, a la par de que usted va avanzando en esto debe permitir que el país y la economía continúen creciendo, lo que es uno de los aliados más importantes para tener más ingresos frescos.

- ¿Está satisfecha con esta reforma fiscal?

- Nosotros no podemos seguir, cada vez que tenemos una reforma, empezar de cero para buscar el proyecto perfecto, porque a eso no vamos a llegar nunca.

- ¿Qué hay que depurar en la reforma fiscal?

- En esta reforma lo importante es aprobarla, para que podamos recuperar la confianza, para poder tener ingresos adicionales, para que el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que es una fuente de atracción de recursos importante, pueda empezar a operar.

- ¿Cuáles son otras medidas con las que acompañarán la reforma fiscal?

- Yo creo que la reforma es necesaria, pero no es suficiente. Para resolver el tema de la hacienda pública es necesario otro tipo de cambios.

- ¿Cómo cuáles cambios?

- Por ejemplo, el que se acaba de dar en pensiones (la aprobación de la reforma a las pensiones del Poder Judicial), tenemos por ahí un cambio en la dirección correcta, tenemos que trabajar indefectiblemente en el tema del empleo público. El crecimiento de las remuneraciones de manera automática es algo a lo cual tenemos que entrarle y contenerlo.

- ¿Usted ve posible aprobar la reforma fiscal en los primeros 100 del próximo Gobierno?

- Eso es lo deseable. Yo esperaría que el Congreso asuma la responsabilidad para que efectivamente se pueda aprobar esa reforma, este proyecto no queda todo en manos del Poder Ejecutivo, la otra parte y la más importante, estará en la Asamblea Legislativa.
Acciones contra el gasto público

- ¿Cómo frenar los disparadores del gasto?

- Los disparadores del gasto tienen origen en leyes, entonces lo primero que debemos hacer es entrarle a las leyes, ya hay un proyecto importante que pretende realmente, por lo menos, contener el crecimiento hacia delante.

“El otro tema que es fundamental es la regla fiscal, porque no solo se trata de poner orden en el corto plazo, también hay que evitar que en el futuro caigamos en una situación similar”

- ¿Se deben restringir privilegios y pluses?

- Yo creo que esa discusión viene desde hace rato y efectivamente es un tema que hay que abordar, tenemos una estructura salarial y una multiplicidad de regímenes que hoy en día, básicamente, hacen que los salarios crezcan, aunque no haya inflación.

- En el tema del empleo público, ¿cree usted que es necesario que todo el aparato estatal y no solo el Gobierno Central, evolucione hacia un sistema de salario global?

- La Contraloría y algunas otras instituciones lo han venido adoptando. Sería una alternativa en el tanto se haga como yo misma lo hice en la Contraloría, que es para los funcionarios de nuevo ingreso y entonces todos los trabajadores que estaban antes del cambio se mantuvieron en el sistema anterior.
Deuda y mensajes a los mercados

- ¿Qué tan importante es dar un mensaje a los mercados internacionales?

- Es importante por el impacto que tiene cada aumento en la tasa de interés. Nosotros estamos pagando básicamente intereses con más deuda, entonces no solo tenemos más deuda para pagar el gasto corriente, sino que usamos más deuda para pagar intereses, así que tiene un efecto negativo.

En los acuerdos que se firmaron durante la segunda ronda entre Carlos Alvarado y Rodolfo Piza se convino aprobar la regla fiscal y luego crear un proyecto de ley para emitir deuda en los mercados internacionales sin tener que pasar por el Congreso. ¿Impulsará usted esta iniciativa?

- Primero yo quisiera ver la regla fiscal aprobada, porque es importante para corregir el problema en el corto plazo, podemos nosotros con algunas medidas paliativas, en parte, corregir el problema de largo plazo, pero si no podemos ponerle freno a la situación volveremos a caer en el mismo problema.

- ¿Ha pensado en alguna medida administrativa que pueda darse antes de los primeros 100 días de gobierno y que sirva como un mensaje político?

- Yo creo que las medidas administrativas pueden ser más importantes para el mercado interno por así decirlo. Para los mercados internacionales las medidas están fundamentalmente más asociadas a la reforma fiscal.

- ¿Usted utilizaría un mecanismo como el que intentó usar este Gobierno para emitir deuda en el mercado local con el objetivo de venderla a inversionistas extranjeros?

- Creo que hay aspectos de carácter legal que hay que estudiar antes.