Por: MDT. Rogelio Segura Villalobos/ Actualidad Tributaria
Experto Derecho Aduanero

Seguramente usted ha escuchado mucho acerca de la locura que es comprar en esta época del año por el famoso “Viernes Negro”, y lo barato que sale adquirir cierto tipo de mercancías. Seguramente ha escuchado de la exoneración de $500 dólares.

Déjeme decirle que es cierto, existe en la legislación aduanera un beneficio que consiste en exonerar del pago de tributos las mercancías que una persona importe al territorio costarricense, siempre y cuando cumpla con las condiciones establecidas en la misma ley.

Este beneficio encuentra sustento en el Código Aduanero Uniforme Centro Americano conocido como CAUCA III, en su artículo 93 y 215 del Reglamento al CAUCA III. 

La Legislación aduanera le llama a esta modalidad especial de importación “Pequeños Envíos sin Carácter Comercial”, la misma se encuentra en el artículo 137 de la Ley General de Aduanas (Ley No. 7557) y establece:

Artículo 137.-Pequeños envíos sin carácter comercial. Se consideran pequeños envíos sin carácter comercial, las mercancías remitidas del exterior para uso o consumo del destinatario o de su familia. La importación de dichas mercancías estará exenta del pago de derechos, impuestos y demás cargos, siempre que su valor total en aduana no exceda de quinientos pesos centroamericanos.

La norma anterior establece varios aspectos que resultan importantes tomar en consideración para efectos de aplicar esta exoneración; la primera es que las mercancías que ingresen al territorio nacional tengan como fin el uso o consumo de estas por parte del destinatario o de su familia, es decir, que la mercancía que se importe no sea para someterse al comercio (vender), sino para un fin personal o familiar.

El segundo aspecto consiste en que las mercancías importadas no superen los quinientos pesos centroamericanos en valor total en aduanas, es decir los $500 dólares. Este valor total en aduanas contempla tres rubros importantes que son: el valor de la mercancía (costo), el valor del transporte (flete) que puede ser aéreo, marítimo o terrestre, y el seguro de las mercancías; esto en aduanas se conoce como valor CIF.

El Reglamento a la Ley General de Aduanas en su artículo 434 inciso c), establece las condiciones que se deben cumplir para gozar del beneficio:

“c. Condiciones. De acuerdo con los artículos 93 del CAUCA y 215 del RECAUCA la aplicación de esta modalidad de importación esta condicionada al cumplimiento de los siguientes requisitos:
  1. Que el destinatario no haya gozado del beneficio durante los últimos seis meses anteriores al arribo de las mercancías.
  2. Que la cantidad de mercancías a importar bajo ésta modalidad no sea susceptible de ser destinada para fines comerciales.
  3. Que el destinatario de las mercancías sea una persona física.
  4. Que se demuestre ante la autoridad aduanera el cumplimiento de las regulaciones y restricciones no arancelarias.  El beneficio no será acumulativo y se considerará totalmente disfrutado para el periodo de seis meses, con cualquier cantidad que se hubiere exonerado.”

Si el consignatario de la mercancía cuenta con cédula de residencia o pasaporte, y el mismo no aparece en el registro de importadores activos que tiene la Dirección General de Aduanas, debe acercase a la Aduana de jurisdicción en donde se encuentren las mercancías, para que el funcionario aduanero realice su inscripción y así pueda hacer uso de este beneficio que la ley otorga. Para el caso de los nacionales, los mismos ya se encuentran dentro de un registro de importadores activos.

Si el consignatario de la mercancía no puede presentarse a realizar el tramite ante la Aduana, este puede autorizar a una persona para que lo represente otorgando un Poder Especial debidamente autenticado por abogado.

Los documentos que debe presentar para efectos de realizar el trámite de importación, es únicamente el documento de transporte y si lo tiene la factura comercial; si se tratan de mercancías tales como medicamentos, alimentos, cremas, lociones para el cuerpo u otros similares, necesitará una autorización de desalmacenaje conocida como “Nota Técnica” la cual es tramitada ante la entidad correspondiente o ante PROCOMER. Es un trámite sencillo y rápido, y que puede realizar sin necesidad de intermediarios.