Fuente: La República

El cobro de un impuesto a Netflix, Spotify y otros servicios digitales que se compran en el exterior y se consumen dentro de Costa Rica, entraría a regir superada la etapa de elecciones presidenciales de 2018

se es el tiempo que estima el Ministerio de Hacienda que la gran cantidad de costarricenses afiliados a estas plataformas de streaming tendrán para desembolsar más dinero por consumir este contenido.

Para que este cobro sea una realidad la institución debe presentar formalmente a los diputados el proyecto que se expuso como una propuesta informal en agosto y recibir de parte de los legisladores la aprobación a un proyecto considerado como inevitable.

Entrando en vigencia la tendencia de cobrar el 15% de Impuesto al Valor Agregado (IVA), los suscriptores de Netflix básico deberán aportar ¢600 más, es decir pasaran de pagar ¢4.512 a cancelar ¢5.188.

El mismo monto lo deberán sumar los usuarios de HBO GO que pagan $10 mensuales, los clientes de Amazon Prime Video que cobra $6 y los usuarios del paquete universitario de Spotify que tiene un costo de $5 mensuales.

La atención sobre la aprobación del impuesto estaría completamente sobre el proyecto una vez que los diputados terminen de atender los temas relacionados con el presupuesto y culmine el proceso de elecciones presidenciales.

“Este mes deberíamos saber si es posible presentar un proyecto o no, que eventualmente tendría que definirse en los primeros meses del año entrante porque algo tiene que salir de la asamblea en materia fiscal para evitar que el deterioro de la deuda continúe, la atención sobre el proyecto estaría cuando las cosas en la Asamblea mejoren”, explicó Fernando Rodríguez, ministro de Hacienda.

La propuesta de Hacienda se enfoca en extender el impuesto de valor agregado (impuesto de ventas) a todos los servicios que se consumen en el país, pero que se compran de manera fronteriza.

Esta medida busca ser una alternativa para mejorar la liquidez del gobierno y una manera de equiparar la situación con empresas que brindan televisión por cable y satelital, que sí pagan el impuesto.

A pesar de que la iniciativa no se vio con grandes barreras, abogados consideran que hay pocas probabilidades de que el proyecto se apruebe porque la propuesta formal si generaría oposiciones.

Sin embargo, concuerdan con que el cobro debe proceder.

“Es una recomendación de la OCDE y debería aprobarse porque es un elemento de modernidad irrefutable, oponerse a esto seguiría golpeando al país”, comentó Adrián Torrealba, socio de FAYCATAX.