Fuente: La República

Si se llega a transformar el de ventas en un impuesto al valor agregado (IVA), una familia costarricense de cuatro miembros en promedio deberá aumentar su presupuesto en unos ¢100 mil al mes si quiere continuar con el mismo estilo de vida.

El IVA es el principal componente de la reforma tributaria, haría que los usuarios paguen más tomando en cuenta que servicios —que hoy están exonerados— como Netflix, gimnasio, estadio y alquiler de vivienda se incrementarán en un 13%.

Otros servicios como la educación privada y los de salud tendrían una tarifa especial, posiblemente del 4%.

Además, es posible que de su salario deba pagar más en impuesto de la renta, si los tractos se modifican, disminuyendo el monto no gravado y aumentando los porcentajes (algo que todavía está en discusión).

La semana pasada, ya el gobierno puso sobre la mesa las acciones para contener el gasto, con esto es posible que las discusiones por estos nuevos tributos contemplados en el proyecto de ley “Fortalecimiento de las Finanzas Públicas”, inicien pronto en la Asamblea Legislativa.

Recaudación aumentaría un 0,5% del PIB por el IVA

El simple hecho de pasar del impuesto general sobre las ventas al Impuesto del Valor Agregado permitiría recaudar un 0,5% más de la producción nacional.

  Manteniendo el 13% en la tarifa, el Gobierno ingresaría ¢175 mil millones al año.
  Al ampliar la base contempla no solo los productos que hoy se gravan, sino también los servicios.
  Esto no es suficiente para solucionar el problema del déficit fiscal del 6,2% del PIB.

Precios al alza

Con el IVA se encarecerá el pago de algunos servicios, otros al estar en un mercado competido verán cómo sacarle provecho. Por el momento este sería más o menos el precio de algunos servicios con el cambio.

Ejercicio Una familia de cuatro miembros, que alquila una casa con tres habitaciones, deberá aumentar sus gastos en ¢100 mil aproximadamente si quiere continuar con el mismo estilo de vida (cifras en miles de colones).