Fuente: La República

La aprobación definitiva de la reforma fiscal frenaría el deterioro en las calificaciones de riesgo que actualmente ostenta Costa Rica.

Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s, son las tres principales agencias evaluadores que han puesto al país en el rango de bonos “basura”, lo cual encarece las opciones para obtener financiamiento.

Si se aprueba el plan fiscal en segundo debate, se podrá acceder a créditos con condiciones más flexibles para no impactar a la economía local ni inflar más el déficit fiscal así como los porcentajes de deuda.

Además, los inversionistas podrían recuperar la confianza perdida si se empiezan a ver acciones para frenar la situación actual.

Sumado a esto, habrá que estar pendientes del crecimiento económico del país, que ha desacelerado por la incertidumbre alrededor de este tema.

Si la economía se contrae aún más, será difícil ver una mejora en la calificación de riesgo soberano, de ahí que junto con la reforma, el gobierno debe potenciar la recuperación de las actividades productivas.

Tradicionalmente las calificadoras llegan al país en octubre de cada año para realizar su evaluación, sin embargo, en la coyuntura actual, podría variar en cualquier momento.
Paso necesario

Expertos consultados indican que el paso de aprobar la reforma fiscal es necesario por el bien de la economía costarricense

Rocío Aguilar
Ministra
Hacienda

Es nuestra obligación revertir las calificaciones negativas que el país tiene y recuperar la calidad crediticia que ahora no tenemos y mostrar que se atiende con prontitud y responsabilidad el problema de las finanzas públicas.

Luis Diego Herrera
Economista
Grupo Financiero Acobo

La aprobación en primer debate es el paso inicial de varios que se deben dar para lograr que la situación de las finanzas cambie de tendencia y se recobre la confianza, tanto localmente como desde el punto de vista de los extranjeros (inversionistas, calificadoras, gobiernos). Importante sería que se apruebe el proyecto de ley para que sea el “punto de lanza” de una serie de medidas necesarias.

Roxana Morales
Economista
Universidad Nacional

Entre más baja sea la calificación del ente emisor, los inversionistas le exigirán tasas de interés más altas. En otras palabras, la solvencia económica del Estado determina la calificación, y entre más baja sea esta, más costoso será el financiamiento.

Álvaro Saborío
Presidente
Asociación Bancaria Costarricense

Esta aprobación es sin duda un buen mensaje para recuperar la confianza de los inversionistas, de las calificadoras de riesgo y los bancos internacionales, de manera que el Ministerio de Hacienda pueda financiar el déficit fiscal en mejores condiciones.