Fuente: CR Hoy

Un fuerte deterioro en las finanzas gubernamentales y la incapacidad que ha mostrado el país para tomar una decisión contundente sobre una reforma fiscal han provocado tal nivel de incertidumbre que todos los días se encienden nuevas alarmas anunciado una posible crisis.

La última de estas alertas la hizo ayer la firma calificadora de riesgo Moody’s, la cual anunció que pondría en revisión la nota del país para una posible baja.

El anuncio se dio pocos minutos después de que el Banco Central diera su visto bueno al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (expediente 20.580), por considerar que tiene los elementos suficientes para estabilizar la economía y luego de advertir que postergar la decisión podría tener graves efectos sobre el endeudamiento del gobierno.

El aviso de Moody’s también llegó el mismo día en que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec) informara sobre un crecimiento de 1,1 puntos porcentual de la pobreza en el último año, como consecuencia de un deterioro de los ingresos.

Mientras tanto, el consumo de los hogares, la inversión de las empresas y la creación de nuevos empleos muestran un crecimiento ralentizado en comparación con periodos similares previos.

La incertidumbre también se manifestó en el mercado cambiario la semana anterior, llevando el precio del dólar a ¢600 por primera vez desde mayo del 2017 y poniendo en aprietos a los duelos de deudas en moneda extranjera, de los cuales 7 de cada 10 tienen sus ingresos en colones.

El tiempo corre en contra

¿Qué significa la alerta que hizo Moody’s? CRHoy.com consultó a varios economistas sobre el mensaje que envía la calificadora de riesgo al país. A continuación, su análisis:

Leiner Vargas, analista de la Universidad Nacional

  “El análisis que hace Moody’s es claro: el país está es un momento de altísima incertidumbre y obviamente la calificación no puede mejorar en esas condiciones.  El sinsabor de la evaluación es que el gobierno quiere hacer los ajustes, pero está el ruido de que la reforma se puede caer. Me parece que cualquiera que lea el informe de Moody’s, sobre todo si es un inversionista extranjero, probablemente le preocuparía mucha la situación fiscal”

Alberto Franco, analista de la firma Ecoanálisis

  “El anuncio de Moody’s responde al evidente deterioro en los principales indicadores fiscales en meses recientes, y a las dificultades para la aprobación y puesta en vigencia de acciones correctivas que reduzcan significativamente el déficit y estabilicen los indicadores de la deuda. Se suma a otras alertas que han emitido calificadoras y bancos los internacionales, y que son muy seguidas por los inversionistas extranjeros y también locales. Son señales que han pesado sobre la confianza y que se vienen reflejando sobre indicadores de la economía real, como el consumo en el comercio y la inversión productiva, de capital local y extranjero”

Eli Feinzaig, analista y consultor

  “Los resultados posibles de la revisión que anuncia Moody’s son una rebaja a “non-investment grade” (grado de no inversión), o mantener la calificación en su nivel actual, que ya de por sí es bajo. Ello dependerá de que el país tome medidas en las próximas semanas para empezar a sanear sus finanzas públicas. El comunicado de prensa de Moody’s es una severa llamada de atención; su lectura debería ser obligatoria para cualquier persona interesada en el futuro del país.  Costa Rica no puede seguir posponiendo la toma de decisiones”

Sectores incómodos


  [Compartir vía Facebook | Crhoy]
  [Compartir vía Twitter | Crhoy]
  [Compartir vía G+ | Crhoy]
  [Imprimir]
  [Correo | Crhoy]
  [Obtener link | Crhoy]

(Archivo/CRH)

Un fuerte deterioro en las finanzas gubernamentales y la incapacidad que ha mostrado el país para tomar una decisión contundente sobre una reforma fiscal han provocado tal nivel de incertidumbre que todos los días se encienden nuevas alarmas anunciado una posible crisis.

La última de estas alertas la hizo ayer la firma calificadora de riesgo Moody’s, la cual anunció que pondría en revisión la nota del país para una posible baja.

El anuncio se dio pocos minutos después de que el Banco Central diera su visto bueno al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (expediente 20.580), por considerar que tiene los elementos suficientes para estabilizar la economía y luego de advertir que postergar la decisión podría tener graves efectos sobre el endeudamiento del gobierno.

El aviso de Moody’s también llegó el mismo día en que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec) informara sobre un crecimiento de 1,1 puntos porcentual de la pobreza en el último año, como consecuencia de un deterioro de los ingresos.

Ver más

Pobreza crece respecto al 2017 y golpea al 21,1% de los hogares

Mientras tanto, el consumo de los hogares, la inversión de las empresas y la creación de nuevos empleos muestran un crecimiento ralentizado en comparación con periodos similares previos.

La incertidumbre también se manifestó en el mercado cambiario la semana anterior, llevando el precio del dólar a ¢600 por primera vez desde mayo del 2017 y poniendo en aprietos a los duelos de deudas en moneda extranjera, de los cuales 7 de cada 10 tienen sus ingresos en colones.

Ver más

Moody’s coloca las calificaciones de Costa Rica en revisión para rebaja

Ver más

Advertencia de Moody’s hace aún más urgente el plan fiscal, afirman diputados
El tiempo corre en contra

¿Qué significa la alerta que hizo Moody’s? CRHoy.com consultó a varios economistas sobre el mensaje que envía la calificadora de riesgo al país. A continuación, su análisis:

Leiner Vargas, analista de la Universidad Nacional

  “El análisis que hace Moody’s es claro: el país está es un momento de altísima incertidumbre y obviamente la calificación no puede mejorar en esas condiciones.  El sinsabor de la evaluación es que el gobierno quiere hacer los ajustes, pero está el ruido de que la reforma se puede caer. Me parece que cualquiera que lea el informe de Moody’s, sobre todo si es un inversionista extranjero, probablemente le preocuparía mucha la situación fiscal”

Alberto Franco, analista de la firma Ecoanálisis

  “El anuncio de Moody’s responde al evidente deterioro en los principales indicadores fiscales en meses recientes, y a las dificultades para la aprobación y puesta en vigencia de acciones correctivas que reduzcan significativamente el déficit y estabilicen los indicadores de la deuda. Se suma a otras alertas que han emitido calificadoras y bancos los internacionales, y que son muy seguidas por los inversionistas extranjeros y también locales. Son señales que han pesado sobre la confianza y que se vienen reflejando sobre indicadores de la economía real, como el consumo en el comercio y la inversión productiva, de capital local y extranjero”

Eli Feinzaig, analista y consultor

  “Los resultados posibles de la revisión que anuncia Moody’s son una rebaja a “non-investment grade” (grado de no inversión), o mantener la calificación en su nivel actual, que ya de por sí es bajo. Ello dependerá de que el país tome medidas en las próximas semanas para empezar a sanear sus finanzas públicas. El comunicado de prensa de Moody’s es una severa llamada de atención; su lectura debería ser obligatoria para cualquier persona interesada en el futuro del país.  Costa Rica no puede seguir posponiendo la toma de decisiones”

Sectores incómodos

La Corte Plena, el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica y la Caja Costarricense de Seguro Social son algunas de los entes del Estado que se han manifestado en contra de la reforma, en todos los casos aduciendo una pérdida de autonomía.

Esta posición es vista por algunos analistas como una defensa de los privilegios de los que gozan.

“El mensaje de casi todas las instituciones consultadas por la Asamblea es el mismo: está bien el ajuste si alguien más lo paga; a nosotros no nos toquen nuestros privilegios”, comentó Feinzaig.

En el 2008 el gasto público representó un 15,3% del PIB. El año pasado fue del 20,70%. Ese crecimiento explica más del 85% del déficit fiscal.  La mayor parte del problema se gestó por el crecimiento del gasto.

Deuda crece velozmente

El Banco Central proyecta que el déficit financiero del Gobierno Central podría alcanzar un 7,2% del producto interno bruto (PIB) en 2018 y un 7,5% en 2019, mientras que la deuda del Gobierno Central alcanzaría un 53.8% del PIB en 2018 y más de un 58% en 2019.

En ausencia de medidas estructurales adicionales para corregir la situación financiera del Gobierno, su deuda seguiría creciendo explosivamente y superaría el 100% del PIB en diez años.

Según la Autoridad Monetaria, la trayectoria creciente del déficit fiscal y de la razón de deuda del Gobierno Central al PIB es insostenible, y constituye el principal riesgo para la estabilidad macroeconómica del país.

“El grave desequilibrio de las finanzas públicas está teniendo ya un impacto negativo sobre la economía del país. Las crecientes necesidades de financiamiento del Gobierno han presionado al alza las tasas de interés y restringido el acceso al crédito por parte del sector privado. Además, la difícil situación fiscal ha generado incertidumbre y un incremento en la percepción de riesgo del país. Todo ello desestimula el consumo y la inversión, y por tanto la actividad económica y la generación de empleo”, señaló Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central.