Fuente: La República

Las tasas de interés subirían y habría más presión sobre el presupuesto nacional del próximo año, tras la baja colocación del canje de bonos Hacienda con vencimientos más cercanos (2018-2019 y 2020) por unos de plazos mayores.

Con esto patea la bola fiscal, al no tener que pagar cerca de ¢320 mil millones, entre 2019 y 2020, aunque eso signifique luego mayores compromisos por servicios de la deuda.

Entre el viernes y jueves, mantuvo esos canjes, al final logró estirar un 16,5% de un total de ¢2,2 billones que era el saldo de los bonos y cupones que quería renovar.

El viernes el monto canjeado fue de ¢200 mil millones, mientras el viernes fue de ¢120 mil millones.

Quitarle presión al presupuesto del próximo año era el principal objetivo de esta operación financiera.

Particularmente la semana pasada fue complicada para Hacienda: el lunes anterior ningún inversionista quiso adquirir bonos costarricenses esperando cuál era la oferta del gobierno para el viernes.

Los movimientos de canje no son nuevos, el gobierno los ha realizado cuando tiene cerca los vencimientos para obtener un respiro en su liquidez.

En esta época del año se vuelve trascendental, pues de lo que negoció y logre captar en futuras subastas deberá pagar aguinaldos y otras responsabilidades de fin de año, además de la recién contraída deuda con el Banco Central por medio de letras del tesoro.

El canje de bonos puede interpretarse en dos sentidos: por un lado, quita presión a las tasas de interés locales porque no será necesario ir al mercado interno para buscar financiamiento, pero por el otro, habrá una mayor incidencia en el déficit fiscal y gasto público porque deberán pagarse más intereses por esos cupones.

Pros y contras

Analistas consultados por LA REPÚBLICA dan su opinión sobre esta movida hecha por Hacienda.

Mauricio Arroyo
Subtesorero Nacional
Ministerio de Hacienda

Esto es una operación normal de Hacienda y es cambiar un papel por otro, en algunos casos sí se pagará una tasa de interés mayor, pero en otras series se cancelará un monto muy parecido al que se asume ahora.

Melvin Garita
Economista
Independiente

Los canjes de deuda buscan eliminar el ruido que provoca el flujo de caja de Hacienda con la renovación de los vencimientos. Si no se logra el objetivo, los problemas de presupuestos cortos que vimos este año, podríamos verlos de nuevo, generando más dificultades financieras.

Johnny Mora
Director de Fondos de Inversión
Grupo Acobo

El canje es simplemente el uso de los instrumentos que tiene a mano para combatir el déficit presupuestario actual. Si lograra cambiar los vencimientos de corto por largo plazo, sería una gran noticia para el mercado, disminuiría drásticamente la presión de financiamiento y de tasas de interés, por lo cual estamos a la expectativa del resultado.

Silvia Jiménez
Gerente de Inversiones
Mercado de Valores

El canje puede ser una buena opción para el mercado, especialmente, para los inversionistas institucionales, ya que libera el flujo de caja del gobierno en el corto plazo.
En algunos casos los inversionistas se estarían pasando de títulos de corto plazo, cero cupones, a títulos de deuda soberana que se caracterizan por ser tasas variables, que se ajustan a las condiciones del mercado y bonos de tasa fija.

Vidal Villalobos
Asesor Económico
Grupo Prival

Hacienda trata de quitarle presión al presupuesto del próximo año al extender los vencimientos de muy corto plazo. Esto disminuiría drásticamente la presión de financiamiento y sobre las tasas de interés del mercado, lo cual sería una situación que alivie la realidad financiera del país.

¿Impagable?

El Banco Central calcula que la deuda nacional llegaría al 60% del PIB para 2019, pero que podría estabilizarse en 2023 si se aprueba la reforma fiscal. Estas son las proyecciones para los próximos años si pasa el plan de fortalecimiento de las finanzas (datos como porcentaje del PIB).

Fuente: BCCR

En detalle

Estas operaciones de canje de deuda no son nuevas, a continuación un resumen.

¿Qué es? Se trata de cambiar bonos con vencimientos cercanos por unos de más largo plazo, para tener un respiro financiero.

¿Qué se gana? Más tiempo para ordenar el flujo de caja y hacer frente a las responsabilidades financieras.

¿Quiénes compran esos títulos? Hacienda apostó por atraer inversionistas que quisieran cambiarse a mediano o largo plazo, por ejemplo operadores de pensiones o bancos.

¿Consecuencias? A nivel interno no se ejerce presión sobre las tasas de interés, en términos generales generará un aumento en el endeudamiento del país en el largo plazo.