Fuente: La Nación

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, negó que el ingreso de Costa Rica a la Alianza del Pacífico dependa de la aprobación del plan fiscal que su gobierno envió a la Asamblea Legislativa, pese a que el 2 de mayo anunció que sería “inútil” y peligroso entrar al tratado con la situación actual de las finanzas públicas.

“He dicho que esto no es un condicionamiento del plan de impuestos. ‘O me dan los impuestos o no me meto a la Alianza del Pacífico’. Esa no es la lógica de mi administración. Lo que estoy diciendo es que si no se cuenta con recursos para garantizar que unos (sectores) aprovechen (el acuerdo) u otros no sean destruidos por él, no vamos a poder meternos en esa iniciativa”, dijo Solís en el parque de San Ramón en una improvisada conferencia de prensa.

En su segundo discurso anual ante la Asamblea Legislativa, el mandatario calificó de riesgoso para los empresarios costarricenses ingresar, en este momento, al grupo regional compuesto por México, Perú, Colombia y Chile, el cual busca la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.

“Pese a la urgencia de resolver en definitiva esta cuestión, debo señalar con toda franqueza que mientras Costa Rica no haya resuelto lo relativo al plan fiscal, cualquier decisión en torno a la Alianza del Pacífico resulta inútil. Nuestro país no podría navegar con éxito en esas aguas sin contar con la fortaleza tributaria y competitiva requeridas para garantizar la supervivencia de muchas de nuestras empresas”, declaró delante de los 57 diputados y de su gabinete.

Cuarenta días después, el mandatario dice que su posición no es un condicionamente; e insiste en que el Estado requiere de más recursos para potencializar a los sectores que se verían beneficiados con el ingreso a la Alianza y para ayudar a aquellos que se verían afectados.

“Tanto para aprovechar como para proteger y evitar la destrucción de fuentes de empleo y de la cultura agroproductiva aquí en Costa Rica, necesitamos condiciones económicas y fiscales que nos garanticen los recursos para ambas cosas. En el caso de los que se benefician con la Alianza del Pacífico, (se requieren) recursos para hacer carreteras, para garantizar seguridad en los puertos y para dar educación a quienes van a trabajar en esos emprendimientos; y para quienes son afectados con la Alianza del Pacífico, de forma que puedan aprovechar esos recursos para trabajar en capacitación, mejorar semillas y establecer nuevos mercados. No tenemos esos recursos, ni para beneficiarnos, ni para evitar que otros sean indebidamente perjudicados”, expresó el gobernante.

Mientras la oposición se niega a discutir los nuevos impuestos que quiere Solís, con el argumento de que no ha recortado lo suficiente el gasto público, el Ministerio de Hacienda alega que no es suficiente con reducir costos y con combatir la evasión fiscal, sino que se necesita de nuevos impuestos.

Solís dio su posición sobre la Alianza del Pacífico en San Ramón, luego de participar en el acto de entrega de las obras del nuevo acueducto que abastecerá a los vecinos de ese cantón y a los de Palmares.

Se trata de una obra de ¢3.463 millones que permitirá atender a 113.000 habitantes.