Fuente: La Nación

A la canasta básica tributaria, aquella que contiene los productos que actualmente están exentos del impuesto al valor agregado (IVA), se le avecinan cambios importantes.

Primero, su composición variará pues hay nuevos resultados del consumo que realiza el 20% de los hogares más pobres del país; segundo, a partir del 1°. de julio comenzará a tener IVA del 1% y tercero, se analiza si nueve tipos de pescado se mantendrán en dicha canasta o no.

La canasta básica tributaria está compuesta actualmente por 195 tipos de mercancías, que se desagregan en una gran variedad de productos por partida arancelaria o código producto, principalmente por tipos de presentaciones, explicó Juan Carlos Brenes, director general de Hacienda.

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas estableció que para definir cuáles productos se incluyen en dicha canasta se debe considerar el consumo efectivo de bienes y servicios de primera necesidad de los hogares que se encuentren en los dos primeros deciles de ingresos (el 20% de hogares con menos recursos), de acuerdo con los estudios efectuados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

El estudio que realiza el INEC es la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (Enaho), la cual realizó una nueva medición entre el 2018 y el 2019, y con base en dichos resultados los ministerios de Hacienda y Economía deberán realizar la nueva canasta.

“La expectativa de nosotros es que, para el 1°. de julio ya esté lista y podamos salir con la nueva canasta básica tributaria, con algunos cambios en los productos, probablemente en función de la encuesta y con una nueva tarifa”, detalló Brenes.

No obstante, queda pendiente el tratamiento que tendrá el pescado. Cuando se hizo la canasta básica tributaria, tras la aprobación de la Ley, algunos pescados quedaron excluidos lo cual generó el reclamo de los pescadores.

Mediante el decreto número 41.861, publicado el 24 de julio del 2019, en La Gaceta, se incluyó dentro de la canasta básica tributaria nueve especies de pescado.

Se trata de los pescados frescos, enteros y en filete de las especies atún, dorado, vela, marlín, espada, bonito, bolillo, pargo y corvina, siempre que no tengan preparación, o sean congelados sazonados, marinados, adobados, condimentados, o empanizados.

Además, se dió un plazo de tres meses al Ministerio de Agricultura y Ganadería y al de Economía para que hicieron un estudio para saber si la gente más pobre consume esas especies.

No obstante, otro decreto, publicado el 27 de enero del 2020, amplió el plazo para dicho estudio seis meses, prorrogables tres meses más.

Para el abogado Germán Morales, socio de impuestos de Grant Thorton, se mantienen en la canasta básica los mismos productos de pescado, filetes y relacionadas, hasta tanto el Poder Ejecutivo realice el estudio por parte de los hogares que conforman el 20% de la población de menores ingresos.

Priscila Piedra, socia de impuestos de Deloitte, comentó que las nueve especies de pescados que ingresaron por decreto, forman parte de la canasta básica tributaria, por lo que al igual que todos los bienes incluidos en la canasta pasarían a afrontar el 1% de IVA, a partir del 1.° de julio del 2020.