Fuente: Editorial Actualidad Tributaria

El Gobierno de la República ha presentado un proyecto de Ley de emergencia para paliar los efectos de las posibles consecuencias del COVID-19 en la economía nacional.   

Entre las medidas se pide una moratoria del pago de los impuestos de Valor Agregado de abril, mayo y junio 2020, con opción de poder cancelarlos hasta diciembre del 2020 sin intereses ni sanciones. Se incluyen también los impuestos Selectivo de Consumo, pagos parciales de renta y los impuestos por importaciones.

“Esperamos que con la aprobación de estas medidas las empresas puedan disponer de mayor flujo de caja en momentos donde sabemos que habrá una contracción del consumo y las actividades comerciales. Tener disponibilidad de efectivo permitirá a las empresas hacerle frente a los pagos corrientes como salarios y proveedores”, comentó Raymundo Volio, Director de Actualidad Tributaria.

Aun queda pendiente cómo se recogerán los impuestos en moratoria y qué impacto tendría en el déficit fiscal el dejar de percibir estos impuestos por los meses establecidos. 

“Son medidas que definitamente sí ayudarían a la economía del país en este momento de crisis, por lo que ahora queda del lado de la Asamblea Legislativa. Sabemos que hay gran concenso entre los diputados, porque esto es urgente”, advirtió Volio. 

Volio recomienda a las empresas y profesionales consultar con sus especialistas en impuestos, pues la moratoria no implica una condonación de la deuda de impuestos. “En algún momento deberán pagarse y lo mejor es estar correctamente asesorado”, dijo Volio.