Fuente: Noticias Monumental

La crisis por el COVID-19 tiene en vilo a la economía mundial y Costa Rica no es la excepción, con diferentes sectores enviando un llamado de auxilio al Gobierno pues mantener a sus empleados y sus empresas se torna sumamente complicado.

Ante este panorama surgió una iniciativa del Gobierno para instaurar un impuesto solidario y apoyar a 375 mil familias afectadas por la emergencia nacional, sin embargo, el rechazo de muchos sectores de la sociedad ha sido evidente; los comerciantes son uno de ellos pues consideran la propuesta como inviable ante la coyuntura actual de nuestro país.

Julio Castilla, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR), se refirió a algunas medidas urgentes y más viables que el impuesto solidario propuesto por el Gobierno.

Desde el sector de la construcción también señalan otras medidas como prioritarios, mencionando temas como la reducción inmediata del gasto público. Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) se refirió a algunas propuestas, pues su sector ya no aguanta un impuesto más.

Las Cámaras coinciden en la importancia de reactivar la economía como un tema prioritario, por supuesto que sin dejar de lado el tema salud para evitar sufrir consecuencias graves como muchos países ante la propagación del COVID-19.