Fuente: La Nación

El Ministerio de Hacienda decidió, este miércoles 4 de noviembre, declarar desierta una subasta inversa para pagar, de forma anticipada, bonos de deuda interna. La razón fue que los inversionistas exigieron más dinero del que se dará cuando venzan, el próximo 18 de noviembre.

Mauricio Arroyo, subtesorero Nacional, confirmó que la oferta recibida en la subasta inversa no fue satisfactoria para la institución y, por esa razón, no asignaron ningún monto.

“La subasta inversa pretendía adelantar parte el vencimiento que tenemos para proveer liquidez en moneda extranjera al mercado, en general. Pero dadas las condiciones de precio que se ofrecieron no fueron del interés del Ministerio de Hacienda, debido a las condiciones vigentes en el mercado”, explicó Arroyo.

Hacienda convocó a los tenedores de los títulos para realizar el pago anticipado de $223 millones, pero solo recibieron ofertas por $74,6 millones; a un precio entre el 0,10% y el 0,19% mayor al que se pagará en dos semanas, se detalla en el hecho relevante que informó sobre el cierre de la subasta.

La subasta inversa corresponde a una compra por medio de oferta pública, de valores en circulación. Esto le permite a la Tesorería Nacional pagar anticipadamente parte de la deuda que está pronta a vencer y disminuir la presión sobre el flujo de caja.

“Los inversionistas, en promedio, ofertaron vender a Hacienda a 0,13%, en promedio, pero el Ministerio no quiso pagar el adicional, pues se tiene que pagar el valor al 100% en unos días, más los intereses. Entonces no hacía sentido reconocer un sobreprecio”, explicó Freddy Quesada, gerente de INS Valores.

Para el economista Vidal Villalobos la decisión de Hacienda fue la correcta, pues no se justificaba pagar un premio por vencimientos a punto de cancelarse.