Fuente: CR Hoy

Los números que maneja el gobierno para presentar una propuesta de ajuste al Fondo Monetario Internacional (FMI) que reduzca la presión sobre al deuda y el déficit fiscal, pueden resultar insuficientes, si no se establecen “medidas adicionales”.

De acuerdo con la agencia calificadora Fitch Ratings, es necesario un ajuste de al menos un 6 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en relación con el déficit primario, para lograr equilibrar la deuda costarricense. La propuesta del gobierno ronda apenas la mitad.

Esto indicó la agencia:

Este mes salió una segunda propuesta para discutir con el FMI. Tiene como objetivo la consolidación fiscal por un valor del 3,0% del PIB, del cual el 0,8% provendría de nuevos impuestos, el 1,5% de recortes de gastos y el 0,5% de la eliminación de exenciones fiscales y la redistribución de excedentes de las agencias gubernamentales. Esto podría resultar insuficiente para estabilizar la deuda del gobierno central sin medidas adicionales y, por lo tanto, puede no aliviar la presión sobre la calificación soberana ‘B’ / Negativa de Costa Rica, incluso si se implementa como parte de un acuerdo con el FMI.

De acuerdo con la agencia, se necesitaría un ajuste fiscal “significativo” para estabilizar la relación deuda / PIB dado el diferencial entre los costos de endeudamiento y el crecimiento del PIB.

“Estimamos que lograr un superávit primario de 2,5% para el 2025 estabilizaría la razón de endeudamiento, debido a la brecha entre las tasas de interés reales  y tasas de crecimiento de mediano plazo de alrededor de 3,0%. Esto representaría un ajuste del PIB de 6,5 puntos porcentuales en relación con el déficit primario proyectado para 2020 del 4,1%, parte del cual podría provenir de una recuperación cíclica de los ingresos, pero la mayoría tendría que ser una consolidación fiscal estructural.

El aviso de Fitch responde a un comentario publicado este viernes, no se trata de una recalificación de deuda.

En el documento la agencia señala que el amplio déficit fiscal de Costa Rica, los altos costos de endeudamiento y los desafíos de recuperación económica posterior a la pandemia podrían aumentar la presión sobre la sostenibilidad de la deuda incluso si el país logra el acuerdo con el FMI.

Fitch aseguró que remuneración del sector público es uno de los gasto importantes que se deben tratar.

“Casi un tercio del gasto se destina a salarios, incluidas las contribuciones sociales, que absorben aproximadamente la mitad de los ingresos del gobierno central, el doble del promedio de la OCDE del 25%”, alerta la agencia.