Fuente: CR Hoy

El impuesto a los premios de lotería que impulsa el Gobierno -como parte del ajuste fiscal negociado con el Fondo Monetario Internacional (FMI)- despierta más dudas entre diputados de oposición.

La iniciativa -que se tramita bajo el expediente 22.354- ya fue asignada a la Comisión de Asuntos Jurídicos del Congreso y de inmediato fue enviada a consulta a varias instituciones públicas, confirmó la congresista Franggi Nicolás, del Partido Liberación Nacional (PLN) y presidenta de ese órgano legislativo.

Nicolás mencionó que la comisión pidió criterios sobre el proyecto a los ministerios de Hacienda, Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan), Contraloría General de la República (CGR), Junta de Protección Social (JPS) y al Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Reconoció que a pesar de ello, en el camino se podrían presentar nuevas mociones para ampliar las consultas.

El Poder Ejecutivo pretende gravar con un impuesto del 25% a los premios de lotería mayores a los ¢225 mil.

El objetivo es recaudar ¢41.800 millones anuales que equivaldrían a 0,12% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Grosería”

Nicolás reconoció que no tiene un criterio favorable sobre el proyecto de ley que surgió de la Mesa de Diálogo Multisectorial que el Gobierno convocó a finales del año pasado.

“Me parece que ponerle impuestos a los premios de lotería a partir de los ¢225 mil es una grosería. Ni siquiera se está planteando para los premios grandes, sino que pretenden poner impuestos desde los premios pequeños”, dijo.

Sostuvo que una de las dudas que tiene es que no cree que la iniciativa “marque la aguja” para resolver el severo deterioro de las finanzas públicas.

“Sigo creyendo que este gobierno busca medidas que no necesariamente tienen justicia social, que no necesariamente tienen una consideración de ponerle impuestos a los que están más arriba o los que más ganan, sino que repite el mismo patrón que lo ha venido arrastrando en diferentes iniciativas que ha presentado: apretarle el bolsillo a cuantías bajas, ingresos bajos, clase baja y clase media”, agregó.

A pesar de sus declaraciones, el jefe de la bancada verdiblanca, Luis Fernando Chacón, parece tener una posición más abierta al proyecto de ley.

Manifestó que la fracción parlamentaria aún no tiene una postura definida, pero indicó que “en principio vemos positivo el ponerle esta tasa a los premios de lotería”.

Sin embargo, reconoció que el PLN no tiene claro si el tributo se debe aplicar a los premios a partir de los ¢225 mil o a partir de otro monto.

También señaló que es importante que el Ministerio de Hacienda explique el procedimiento que utilizará para hacer los cobros.

En contra

La diputada Shirley Díaz, subjefa de la bancada legislativa del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), declaró que están en contra de más impuestos, sean los que sean.

“Este impuesto (a los premios de lotería) es necesario evitarlo“, sostuvo la socialcristiana.

Argumentó que si se grava a los premios de lotería, disminuirán las compras a la JPS y se incrementará el juego de loterías ilegales.

“Eso golpearía a los programas sociales (de la JPS) que en este momento son muy importantes para mantener con protecciones especiales a grupos vulnerables“, añadió Díaz.

Mientras, la jefa de fracción del Partido Restauración Nacional (PRN), Xiomara Rodríguez, manifestó que a la agrupación política le preocupa el acuerdo negociado entre el Gobierno y el FMI.

“El Gobierno quiere generar mucho más, pero a base de impuestos. Pero no vemos reactivación económica ni generación de mayor empleo”, expresó.

Según los legisladores, tendrán un panorama más claro de la propuesta después de que las instituciones públicas respondan las consultas a la Comisión de Asuntos Jurídicos.