Fuente: CR Hoy

Banco Nacional se manifestó en contra del proyecto de ley planteado por el gobierno para utilizar parte de la utilidades de varias instituciones y en su lugar propuso que se le eliminen algunas cargas fiscales a cambio de poder tomar parte de las ganancias de la entidad bancaria.

La propuesta fue confirmada por el gerente general del Nacional Bernardo Alfaro, al señalar que en la actualidad la entidad ya otorga en contribuciones alrededor del 60% de sus utilidades tanto en cargas fiscales como a la seguridad social. La idea sería que se mantengan las cargas sociales y se eliminen solo las fiscales.

De aplicarse lo establecido en la propuesta del Gobierno, las contribuciones ascenderían a cerca del 82% de las utilidades, según la Alfaro.

“En ese escenario, el Banco Nacional contribuiría (adicional al impuesto de renta) con el Gobierno Central en el período 2021- 2024, con ₡19.044 millones, que son recursos nuevos que hoy no le están ingresando, mientras que con la contribución adicional planteada el aporte en ese período sería de ₡8.344 millones, es decir, ₡10.710 millones menos. Si se adopta la propuesta fiscal del banco, le ingresaría al Gobierno más del doble de lo que recibiría con esta contribución que ha planteado”, dijo Alfaro.

La entidad calculó que si se aplica la propuesta del Gobierno tal y como se encuentra, eso implicaría un perjuicio directo sobre el crédito. Al reducir las utilidades jurídicamente las entidades bancarias se ven limitadas a colocar dinero, pues deben mantener cierto nivel de liquidez.

La entidad estimó que la contribución adicional significará dejar de dar en crédito en el período 2022-2025, la suma de ₡73.881 millones.

Esto implicaría dejar de otorgar unos 15 mil créditos a pequeñas empresas, o 2.500 préstamos de vivienda.

Según el Banco cada punto porcentual menos de crecimiento en el crédito se asocia, luego de un año, con hasta 0,34 puntos porcentuales menos de crecimiento del PIB.

Además de los bancos, la propuesta del gobierno incluye tomar recursos de otras entidades como Japdeva, el ICE, el AyA, Recope, el INS, Correos y Editorial Costa Rica, entre otros.