Fuente: Semanario Universidad

La continua reactivación de la economía aumenta los ingresos del Estado, pero el alto endeudamiento hace que el pago de intereses consuma casi una tercera parte más que en enero del año pasado.

Así lo indican dos informes dados a conocer esta semana por el Banco Central de Costa Rica (BCCR) y por el Ministerio de Hacienda, respectivamente.

Según el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE), del BCCR, comparada con enero del año pasado, la actividad económica fue menor en un 4,8%, lo cual, sin embargo, es una caída inferior a la tasa de variación media del 2020 (-5,0 %).

Si se observa la tasa de variación trimestral anualizada -ajustada por estacionalidad- el crecimiento es del 11,3%, mientras que en diciembre pasado fue del 12,1%.

Estos datos llevan al banco a comentar que “la economía mantiene el proceso de recuperación que inició en julio del 2020, pero su impulso se moderó ligeramente”.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda dio a conocer, mediante un comunicado, que los ingresos tributarios crecieron un 0,55% en comparación con febrero del 2020, “como resultado de la recuperación de la economía”.

Esto se reflejó, entre otros, en que el impuesto sobre la renta alcanzó una recaudación de ¢243.242 millones, lo cual implica ¢11.211 millones más que en el mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, el ministerio también hizo ver que el pago de intereses de la deuda pública creció un 28,67%, con respecto al mismo mes del año pasado. Este gasto consume ¢340.586 millones, equivalentes al 0,91% del Producto Interno Bruto (PIB).

El aumento interanual en el pago de intereses de la deuda pública es de ¢75.887 millones (0,20% del PIB) y el déficit financiero por esta causa es de ¢89.719 millones (0,24% del PIB).

El déficit financiero total alcanzó los ¢451.175 millones (1,2% del PIB), un aumento de ¢89.719 millones sobre el registrado el año pasado (¢361.455 millones, 1,0% del PIB).

La deuda del Gobierno Central ascendió a ¢25.132.803 millones (67% del PIB) o $40.881 millones, de los cuales el 76,50% corresponden a la deuda interna -que es de ¢301.300 millones- y el 23,50% a la deuda externa.

El 88% del pago de intereses de la deuda pública corresponde a la deuda interna, la cual está compuesta del siguiente modo:

-Las transferencias al sector privado crecieron un 6,18%, debido al pago de pensiones con cargo al Presupuesto Nacional. De los ¢140.149 millones que se ejecutaron en febrero, el 90% corresponde al rubro de pensiones.

-Las transferencias al sector público -por ¢261.042 millones- crecieron un 6,68%, de los cuales el 92% corresponden al FEES con ¢113.103 millones (0,30% del PIB); la Caja Costarricense del Seguro Social con ¢47.768 millones (0,13% del PIB); las Juntas de Educación con ¢33.172 millones (0,09% del PIB); el IMAS con ¢34.341 millones (0,09% del PIB); y el PANI con ¢10.915 millones (0,03% del PIB). Por otro lado, las transferencias al sector externo crecieron 0,92%.

De no tener que pagarse los intereses de la deuda, este dinero “podría ser redirigido a la provisión de bienes y servicios públicos”, comentó el Ministerio.

Y argumentó que, ante eso, “promueve la obtención de préstamos de apoyo presupuestario para alivianar la carga financiera”, en alusión, entre otros, al préstamo Fondo Monetario Internacional (FMI) por US $1.778 millones, que está pendiente de aprobación por la Asamblea Legislativa.

También sostuvo que el déficit primario (diferencia entre ingresos y gastos corrientes), a febrero de 2021, de ¢110.588 millones (0,30% del PIB), “se ubica dentro del rango mensual programado por el Ministerio de Hacienda con el FMI”.

Además, adujo que ese déficit “representa tres cuartas partes del promedio de resultado primario observado en los últimos 16 años, lo cual demuestra el esfuerzo que se está realizando en materia de finanzas públicas por llevar a este indicador hacia el objetivo meta establecido en el marco del Servicio Ampliado del Fondo del FMI”.

LOS GASTOS

El gasto total del Gobierno Central, a febrero del presente año, fue de ¢1.363.567 millones y creció un 14,70% con respecto al del año pasado (¢1.188.859 millones), debido a la incorporación de los egresos de 51 Órganos Desconcentrados (ODs) en el Presupuesto Nacional (Ley No. 9524).

El aumento en el gasto total también se debe al mayor gasto por intereses y al aumento del gasto de capital (¢31.536 millones).

El gasto de los ODs, a febrero, representó aproximadamente un 0,36% del PIB o ¢134.515 millones.

El gasto total sin intereses creció  10,69% con respecto a enero del 2020; esto es ¢98.821 millones (0,27% del PIB) más, debido, principalmente, a la incorporación de los ODs.

El gasto corriente (remuneraciones, adquisición de bienes y servicios, pago de intereses de la deuda del Gobierno Central, y las transferencias corrientes) crecieron un 11,97%,  sobre todo por el aumento en las remuneraciones (5,78%), bienes y servicios (77,44%), intereses (28,67%) y las transferencias corrientes (6,48%), lo cual, en todos los rubros, incluye a los ODs.

Además, el gasto corriente sin intereses cerró en ¢962.386 millones, lo cual implica un aumento del 7,05% ,y el gasto de capital fue de ¢56.693 millones, es decir, un crecimiento de 125,36% (¢31.536 millones o 0,09% del PIB) en comparación con el año pasado (¢25.157 millones).

Este aumento se explica por las inversiones (¢24.540 millones) y transferencias de capital realizadas al sector público (¢20.389 millones), distribuidas de la siguiente manera: el Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI) con ¢11.300 millones (0,03% del PIB); Juntas de Educación con ¢1.958 millones (0,01% del PIB); Fideicomiso Fonafifo-Banco Nacional de Costa Rica con ¢1.483 millones (0,004% del PIB); y Consejo Rector del Sistema de Banca para el Desarrollo con ¢1.169 millones (0,003% del PIB).

LOS INGRESOS

Los ingresos totales fueron de ¢912.393 millones (2,44% del PIB). Esto es, ¢84.988 millones o un 10,27% más con respecto al año pasado (0,24% del PIB).

Los ingresos por impuestos fueron de ¢799.600 millones, para una variación de 0,55% comparado con febrero del 2020 y un aumento de ¢4.340 millones (0,01% del PIB).

Lo anterior se debió a que el Impuesto de renta a las personas jurídicas (¢105.067 millones) creció un 11,88% (¢11.159 millones o 0,03% del PIB), el Impuesto de renta de las personas físicas aumentó en 6,96% (¢6.570 millones o 0,02% del PIB), para un total de ¢101.033 millones, el Impuesto a la propiedad de vehículos aumentó en 138,64% (¢18.914 millones o 0,05% del PIB), el Impuesto sobre las importaciones subió 6,83% (¢1.643 millones o 0,005% del PIB), el Impuesto al Valor Agregado Aduanas recaudó un 2,42% más (¢2.643 millones o 0,01% del PIB),  y el rubro Timbre fiscal subió un 125,49% (¢1.136 millones o 0,003% del PIB).

Debido a la incorporación del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones familiares (Fodesaf) al Presupuesto Nacional 2021 (Ley No. 9524), los ingresos por contribuciones sociales aumentaron en ¢62.191 millones (0,17% del PIB), “lo que genera una tasa de variación extraordinaria de 484,59%”, comentó Hacienda.

También los ingresos no tributarios muestran el efecto de la incorporación de los ODs, con un crecimiento de 449,74% o ¢23.837 millones (0,07% del PIB).

Lo anterior se explica principalmente por ¢13.427 millones correspondientes a otros servicios financieros y de seguros del Consejo de Seguridad Vial (COSEVI), ¢1.024 millones de venta de servicios del Servicio Nacional de Salud Animal, ¢3.512 millones del canon del Consejo de Transporte Público, y ¢2.376 millones de multas de tránsito del Cosevi.

También se registraron ¢6.535 millones en ingresos de capital producto de la transferencia de capital al Instituto Nacional de Aprendizaje.