Fuente: CR Hoy

Los diputados decidieron enviar al archivo un proyecto de ley que pretendía gravar con un impuesto sobre la Renta las herencias, legados y donaciones que superen los ¢319 millones.

El expediente legislativo había sido presentado por los diputados del Frente Amplio (FA) en la pasada legislatura. Luego de que el texto no lograra avanzar en los últimos 4 años los congresistas decidieron no ampliarle un nuevo plazo cuatrienal.

La moción para darle un nuevo plazo de 4 años se rechazó. Solo 34 diputados votaron a favor de la moción de ampliación de plazo presentada por el diputado, José María Villalta.

El exdiputado del FA,  Edgardo Araya defendió en mayo de 2017 que  las herencias de lujo, actualmente, no están sujetas al cobro de ese tributo y por ello proponía que si exceden los 750 salarios base mensuales de un oficinista 1, se contabilice como parte de la renta bruta.

Esta iniciativa también se enmarca dentro de los esfuerzos de avanzar hacia un sistema tributario más justo que focalice su atención en las grandes riquezas”, dijo Araya en esa ocasión.

La propuesta no consideraba las donaciones que perciben instituciones de bienestar social y mantiene las excepciones y gastos deducibles que contempla la ley del impuesto sobre la renta.