Fuente: El Mundo CR

La Comisión Permanente de Asuntos Sociales debatió este miércoles 115 mociones vía artículo 137 del Reglamento Legislativo al Expediente 21.658: Ley de regulación de los vapeadores y cigarrillos electrónicos, de las cuales aprobó cinco, orientadas a ajustar y precisar el texto, y rechazó 110.

Esta iniciativa legislativa es fuertemente apoyada por el Ministerio de Salud que sostiene el argumentando que los vaporizadores expiden glicerina y pueden producir neumonía.

Además, el ente manifestó que se utilizan sustancias irritantes para las vías respiratorias y mucosas. Para desestimular su consumo se propone el cobro de un arancel para el uso de vaporizadores y las sustancias relacionadas. El impuesto sería de ¢1.000 en un tributo ajustado cada año.

Según la Asociación Costarricense de Vapeadores (Asovape) si se aprueba la norma, se favorecería al mercado negro con base en una decisión que se refiere a algo que ni siquiera sucedió en Costa Rica.

«Este impuesto tan amplio generará sin duda mercado negro y elevará el consumo de cigarros de combustión, considerando estudios realizados internacionalmente, donde por cada 10% de carga de impuesto adicional a los productos más seguros de administración de nicotina se produce un 11% de aumento de la compra de cigarros tradicionales, que claramente son más nocivos y deberían ser la meta para disminuir su prevalencia a nivel nacional», explicó la Asovape.