Fuente: La Nación

Las finanzas del Gobierno Central cerraron, al primer semestre del 2021, con un superávit primario equivalente al 0,45% del producto interno bruto (PIB) de Costa Rica.

Entre enero y junio de este año, los ingresos totales fueron de ¢3.147.881 millones y los gastos del Poder Ejecutivo, sin el pago de intereses de la deuda, fueron ¢2.977.509 millones, lo que produjo un excedente de ¢170.372 millones, informó el Ministerio de Hacienda, este martes 20 de julio.

“El dato de ¢170.372 millones de superávit primario es muy importante porque significa que empezamos a tener un poquito de dinero propio para pagar intereses. Sin embargo, cuando al gasto le agregamos el pago de intereses, se nos produce el déficit financiero”, explicó Elian Villegas, ministro de Hacienda.

El resultado obtenido, durante los primeros seis meses de este año, acerca aún más al Gobierno a alcanzar una de las metas pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El país se comprometió a que el déficit primario no sobrepase los ¢390.000 millones, al cierre de julio, y que el saldo de la deuda gubernamental no debe ser mayor a los ¢26.625.000 millones. Hasta junio, el saldo era de ¢26.226.691 millones, según Hacienda.

El último año que las finanzas gubernamentales tuvieron un resultado primario positivo para el primer semestre fue en el 2008, cuando ascendió a 1,92% de la producción. En el Programa Macroeconómico 2021-2022, se proyectó que al final del presente año sea de 1,7% de la producción, aunque dicha estimación podría ajustarse en los próximos días.

El superávit primario es la diferencia entre los ingresos totales y los gastos totales, sin tomar en cuenta el pago de los intereses de la deuda.

El déficit fiscal del Gobierno (incorpora el pago de intereses) finalizó, durante el primer semestre de este año, en 1,97% de la producción, es decir, ¢744.866 millones, detalló el Ministerio, en el comunicado de prensa.

Dicho resultado implica una mejora cuando se compara con el periodo comprendido entre enero y junio del 2020, cuando fue equivalente a 3,78% del PIB, o sea, ¢1.365.710 millones.

Adicionalmente, el déficit fiscal registrado este año es el más bajo desde el 2010, en porcentaje del PIB, cuando ascendió a 2,03%.

“En este año 2021, en medio de una pandemia y con una serie de restricciones importantes en la economía, hemos alcanzado el déficit financiero más bajo de los últimos 11 años”, recalcó Villegas.

El jerarca recalcó que los resultados del primer semestre reafirman el compromiso del Poder Ejecutivo con la responsabilidad fiscal y las metas pactadas en el acuerdo con el FMI.

Para el economista Alberto Franco el resultado financiero, un poco más favorable, puede beneficiar al Gobierno en la obtención de un financiamiento menos oneroso.

“Si la disminución del déficit y las necesidades de financiamiento se logra acompañar de avances en la aprobación de la agenda acordada con el FMI, eso podría permitir reducciones adicionales en las tasas que paga Hacienda”, destacó el analista de Ecoanálisis.
Egresos del Ejecutivo

La información suministrada por Hacienda, muestra que la mejora financiera del Gobierno se sustentó en una reducción en los egresos por transferencias corrientes.

Al primer semestre, este rubro del gasto ascendió a ¢1.312.086 millones, o sea, el equivalente al 3,47% del PIB. Mientras que, al mismo periodo del 2020, fueron de ¢1.372.243 millones, es decir, 3,80% de la producción.

La información publicada por la entidad muestra que la reducción se generó porque este año el Ejecutivo no otorgó el Bono Proteger a las personas afectadas por la pandemia de la covid-19.

Villegas explicó que dicho egreso se financió, durante el 2020, mediante créditos con organismos multilaterales.

“Concretamente en el 2020 a junio habían ¢68.187 millones en recursos de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) que se ejecutaron en la atención de la emergencia, confirmó el jerarca.

La mayor parte de los recursos de las transferencias corrientes se dirigen al pago de las pensiones con cargo al Presupuesto Nacional, monto que ascendió a ¢382.250 millones.

A otras instituciones públicas destacan ¢280.596 millones, a la Caja Costarricense de Seguro Social; ¢263.908 millones, al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES); ¢103.204 millones, a las Juntas de Educación; y ¢105.397 millones, al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

En el caso de las remuneraciones, este gasto corriente ascendió a ¢1.301.419 millones, es decir, el equivalente al 3,44% de la producción al primer semestre de este año.

Mientras que, en el mismo periodo del 2020, fue de ¢1.231.336 millones, equivalente a 3,41% del PIB.

El gasto de capital del Gobierno fue de 0,63% de la producción, o sea ¢238.949 millones, en los primeros seis meses del 2021.

Mientras que, al mismo periodo del año anterior, fue de ¢175.152 millones, es decir, el 0,49% del PIB.

Comportamiento de ingresos

Por otra parte, los ingresos totales del Ejecutivo al primer semestre fueron de ¢3.147.881 millones, el equivalente a 8,32% del PIB. Al mismo periodo del 2020, estos ascendieron a ¢2.310.100 millones, o sea, equivalente a 6,40% de la producción.

El incremento tan significativo se debe a la incorporación de los órganos desconcentrados dentro del Presupuesto Nacional, lo cual implicó introducir la contribuciones patronales al Fondo de Asignaciones Familiares y Desarrollo Social (Fodesaf).

También influyeron los ingresos extraordinarios por ¢106.915 millones de la entrega de superávits libres por parte de varias instituciones públicas para el pago del servicio de la deuda.

De los ingresos totales, la recaudación fiscal significó el 86%, es decir, ¢2.710.444 millones.

La recaudación del impuesto sobre la renta y del impuesto sobre el valor agregado (IVA) se mantienen como los más importantes.

Ambos le dejaron al fisco ingresos por ¢2.032.833 millones, según datos de Hacienda.