Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) El Observatorio Económico y Social (OES) de la Universidad Nacional (UNA) estimó que en el 2021 el déficit financiero del Gobierno Central cerraría en un 5% del producto interno bruto (PIB).

Fernando Rodríguez Garro, exviceministro de Hacienda e investigador del OES, indicó que el crecimiento de la economía durante el 2021 y de los ingresos del Gobierno Central han influido en el posible resultado al final del año en curso.

El economista indicó que durante el 2021 los ingresos del Gobierno han tenido un fuerte crecimiento, en parte por el ritmo de crecimiento que ha tenido la economía, debido al efecto rebote después de un 2020 caótico por los efectos de la pandemia del COVID-19 y, además, porque este año se convirtió en el primero de implementación plena de las reformas tributarias que se introdujeron con la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, en diciembre del 2018.

A octubre pasado, el saldo primario en las finanzas públicas fue de un 0,3%, el primer superávit que experimenta a esta altura del año el Gobierno desde el 2008.

Según Rodríguez, el crecimiento que ha mostrado la economía durante el año en curso permite prever que en el 2022 el déficit financiero se mantenga en niveles parecidos a los de este año.

Alerta por costo de endeudamiento del Gobierno

El Observatorio Económico y Social insistió en que los buenos resultados fiscales que ha mostrado el Gobierno en los últimos meses se ven empañados por el incremento en el costo del endeudamiento público.

De hecho, el gasto del Gobierno está siendo remolcado por este factor. Fernando Rodríguez indicó que el Estado está pagando una tasa de interés real por su deuda de un 6%, cuando esta debería ser la mitad de esa cifra.

Para el economista, es urgente que el Ministerio de Hacienda acuda a una emisión de títulos valores en el mercado externo, conocidos como eurobonos, para aprovechar el contexto de tasas de interés bajas en los mercados internacionales.

Con una decisión de ese tipo, estimó Rodríguez, se podría reducir la presión que existe sobre el pago de intereses de la deuda pública, que demandará el equivalente de un 4,8% del PIB durante este 2021.

Greivin Salazar, investigador del OES, indicó que los precios de materias primas y el suministro de bienes y servicios en los mercados internacionales implican un riesgo para la economía costarricense.

La crisis de contenedores y de las cadenas globales de suministros impactarán el bolsillo de los costarricenses durante lo que resta del 2021 y buena parte del 2022, estimó el OES. (Foto: Archivo CRH)

Entre las principales amenazas está la crisis de contenedores y la situación general que se vive en la cadena global de suministros, que no tiene una fecha exacta de finalización.

Respecto de la inflación, los economistas de la UNA indicaron que aumentará, sobre todo, espoleada por el repunte en el precio de la energía, sobre todo de los combustibles, y del aumento de los costos de transporte internacional. Esto, indicaron, afectará el consumo de las familias en un entorno de salarios estancados o que crecen a un ritmo menor.

En el entorno internacional, los precios del petróleo se han incrementado en un 73% durante el 2021, mientras que el precio del gas ha experimentado un aumento de un 430% en los mercados.

El costo de los fletes ha crecido un 224% entre enero y octubre pasado, lo cual impactará en los precios de los bienes que consumen las familias y las empresas.

Sobre el tipo de cambio, el Observatorio recomendó vigilarlo de cerca y celebró que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) haya tenido robustas reservas internacionales para frenar la escalada en el precio del dólar por las presiones internacionales y por factores internos, como la lenta recuperación del ingreso de turistas al país, lo cual ha generado una menor entrada de divisas.

Respecto de la agenda de proyectos ligados al pacto del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el OES estimó que los proyectos que presentó el Poder Ejecutivo para aumentar los ingresos tributarios no han hecho falta para mejorar los ingresos del erario.