Fuente: La Nación

El Ministerio de Hacienda desconoce cuánto ha gastado el Gobierno en lo que va del año, cuáles han sido sus ingresos y cuál es el déficit. El país navega sin datos fiscales.

El titular de esta cartera, Nogui Acosta Jaén, quien comenzó funciones con la Administración Chaves el 8 de mayo, declaró que la situación obedece a que el hackeo sufrido desde el 18 de abril no solo afectó los sistemas de servicios a los contribuyentes, sino también los sistemas informáticos internos del ministerio encargado de manejar las finanzas públicas.

“Por eso no tenemos cifras fiscales desde abril”, justificó el ministro a La Nación.

El hackeo también es alegado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) para posponer el informe de cuánto ha importado o exportado el país al segundo trimestre del año.

Lo mismo argumenta el Ministerio de Salud para no dar reportes precisos de casos nuevos de covid-19, hospitalizaciones y muertes relacionadas con la covid-19, en momentos en que hay un repunte de contagios.

Las cifras fiscales del Gobierno Central usualmente se actualizaban durante la segunda o tercera semana de cada mes, con base en los registros de ingresos y gastos del mes anterior.

Acosta indicó que Hacienda está en el proceso de actualización de las cifras, de la mano con la restitución paulatina de sus sistemas, entre estos el Sistema Integrado de Administración Financiera (Sigaf), usado para el pago de planillas de empleados de ministerios, entre ellos, los 85.000 del Ministerio de Educación.

La idea, indicó, es tener en los próximos días las cifras fiscales de abril, para después actualizar las de los meses siguientes. Luego, el objetivo es “publicar las cifras a junio en el marco fiscal de mediano plazo”.

“El marco fiscal de mediano plazo 2022-2027 va adjunto al proyecto de ley de presupuesto 2023 que tiene que estar listo el 31 de agosto”, adelantó.

El apagón con los datos afecta también la labor fiscalizadora de la Contraloría General de la República (CGR) sobre la Hacienda pública.

“No hemos emitido informe, pero estamos trabajando en uno de evolución fiscal que emitiremos próximamente”, respondió la CGR ante la consulta de si ha logrado monitorear las cifras fiscales desde el mes de abril.

Con la llegada de Elian Villegas al Ministerio de Hacienda, en junio del 2020, se empezaron a publicar cifras fiscales para darle transparencia al mercado local de la deuda.

Estos datos tomaron mayor relevancia luego del acuerdo firmado por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en enero de 2021.

En ese documento, Costa Rica se comprometió a suministrarle al FMI datos mensuales sobre el saldo primario del Gobierno, para revisar la meta acordada de equilibrio fiscal.

Antes del hackeo, la administración anterior alimentaba la información con resultados de más de una decena de indicadores como el superávit primario (diferencia entre ingresos y gastos sin contar el pago de intereses), el déficit financiero (incluyendo intereses), la recaudación tributaria, el gasto total sin intereses de la deuda pública, el gasto corriente, el balance de la deuda pública y otros.

En las últimas cifras del mes de marzo, Hacienda comunicó que el superávit primario se ubicó en ¢361.762 millones, equivalentes al 0,85% del producto interno bruto (PIB).

Hacienda indicó que el saldo primario a esa fecha era el mejor de los últimos 14 años y excedía holgadamente la meta acordada con el FMI de cerrar con un déficit primario no mayor a ¢34.000 millones.

En marzo, en tanto, el déficit financiero fue el menor de los últimos 13 años, con un 0,77% del PIB, y el ingreso nominal de ¢835.022 millones, un 1,95% de la producción. Este fue el primer trimestre de año con mayores ingresos de los últimos años.

Reportes como ese no se conocen desde entonces. Sin detallar, Acosta informó que al FMI se le envió un borrador de cifras. El ministro no indicó a qué meses corresponderían. La información se podría publicar hasta que el organismo internacional lo autorice, sostuvo.

“La parte de ingresos está bien, pero la de gasto no. No tenemos distribución de ingresos y no tenemos gastos completos”, dijo sobre esas cifras.

Diputados reclaman

Esas cifras y otras también las desconocen los diputados. “De esta administración no hemos recibido ningún informe y al menos no consta que hayan hecho algún comunicado en la página de Hacienda”, lamentó Paulina Ramírez, legisladora liberacionista presidenta de Hacendarios, comisión legislativa que tramita presupuestos y créditos internacionales.

Ramírez dijo esperar que, pronto, Hacienda suministre información detallada sobre el estado de las finanzas públicas del primer trimestre del nuevo gobierno.

Eli Feinzaig, jefe de bancada del Partido Liberal Progresista (PLP), añadió: “No hemos tenido acceso a cifras fiscales. No las hemos solicitado por la vía formal, pero Hacienda alega el hackeo para no publicarlas”.

Daniela Rojas, jefa de bancada del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), añadió que, más allá del problema generado con los sistemas informáticos, es importante que Hacienda priorice la publicación de datos.

“Que no dé más largas y busque las alternativas necesarias con urgencia para mostrar la información de la realidad fiscal del país. Pronto se viene una nueva negociación con el FMI y se necesita tener un panorama claro para la toma de decisiones.

“No se podría llevar a cabo ninguna negociación sin conocer, por ejemplo, el estado de los ingresos, gastos, déficit, entre otros. Además, este es un tema de transparencia y de rendición de cuentas, que no debe pasar por desapercibido”, cuestionó la socialcristiana.