El propietario de una pyme debe exigir desde ahora a su contador que trabaje según la Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) para Pequeñas y Medianas Empresas (pyme).
El no hacerlo implicaría dificultades para el pago de impuestos y acceso al financiamiento a partir del 2012.
Desde setiembre anterior, se terminó el plazo de transición para la aplicación de las NIIF Pyme, las cuales ya están en plena vigencia, tras su adopción por parte del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica (CCPCR), en el 2009.
Desde ya
El impacto más inmediato es en lo que respecta a la presentación de la declaración del impuesto de la renta, la cual tendrá que realizarse bajo las NIIF Pymes.
Jacqueline Pérez, encargada del programa Proniif del CCPCR, explicó que el Ministerio de Hacienda acoge las normas de contabilidad adoptadas por el Colegio, lo que supone que los impuestos deberán ser calculadas según ellas.
Es un proceso en cadena que parte desde la obligatoriedad del CCPCR de asumir plenamente todo cambio en las normas de contabilidad –avalado por la Federación Internacional de Contadores Públicos (IFAC)– hasta la renovación de toda la legislación nacional que remite al CCPCR los temas contables. Por tanto, la nueva normativa no es una obligación, sino, una necesidad que se irá incrementando.
Las empresas que deben aplicar NIIF Pymes a su contabilidad son aquellas que se definan como tales, según el criterio utilizado por el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC).
La definición se encuentra establecida en el artículo 34 de la Ley 8591 y la reforma el artículo 3 de la Ley 8262. Además, en el reglamento 33111 se establecen fórmulas que toman en consideración el número de empleados, monto de ventas y activos que definen a una pyme.
Las empresas que no se verán obligadas a asumir las nueva normativa NIIF Pymes serán las más pequeñas, que ni siquiera ocupan tener contabilidad para lograr sus objetivos tributarios o de financiamiento.
Ese es el caso de muchas microempresas que son atendidas, por ejemplo, por entidades de microfinanciamiento como Acorde.
Danilo Montero, gerente general de esa organización, explicó que la aplicación NIIF Pymes en microempresas, aunque siempre es deseable, resulta un objetivo lejano. “Trabajamos con unidades donde el ofrecer capacidad de comparabilidad de estados financieros es irrelevante”, explicó.
En esta condición se encuentra un amplio porcentaje del parque empresarial costarricense.
Aunque no se cuente con un censo de pymes, algunos números hacen suponer que las microempresas representan cerca del 50% del parque empresarial en el país.
Para las empresas que sí deban adoptar las normas, el proceso debe venir de la mano de un cambio en la cultura en la rendición de cuentas y transparencia y es allí donde los consultores han sentido las mayores barreras a la hora de ayudar a las empresas a asumir las NIIF Pymes.
Carlos Camacho, presidente del Grupo Camacho, explicó que el cambio requiere del abandono de viejas prácticas de llevar la contabilidad solo para efectos fiscales o, bien, de llevar una distinta para el manejo gerencial, financiero y bancario.
En el corto plazo, esta nueva contabilidad también será exigida por las entidades financieras que ofrecen servicios a las pymes, lo que impulsará su adopción.
En BN Desarrollo, del Banco Nacional, se exige estados financieros en NIIF completas cuando el endeudamiento supera los ¢65 millones.
En esta entidad, las NIIF Pymes se encuentran en proceso de análisis y, de momento, no se están solicitando.
Sin embargo, el que las NIIF Pymes pasen a ser exigencia será cuestión de poco tiempo.
Una comisión, con representación de cada entidad bancaria, incluida la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), empezó a trabajar desde finales de octubre pasado con el fin de crear soluciones y alcanzar acuerdos para estandarizar sus solicitudes.
Más fácil y mejor
La aplicación de las NIIF Pyme, emitidas por un organismo de carácter privado con sede en Londres llamado International Accounting Standards Board (IASB), es una acción que, además, influye en la competitividad del país, ya que los inversionistas extranjeros toman en consideración el hecho de que podrán tratar con empresas nacionales que tienen contabilidad NIIF, lo que las hace más comprensibles.
Otra ventaja es que las NIIF Pyme son, según Gustavo Arias, de la firma Deloitte, más simples de utilizar que las NIIF completas, modelo que ahora se utilizaría solo para las grandes empresas y que cambia con menor frecuencia.
“El cambio tiene un efecto de simplificación d el proceso contable de la entidad que las acoge”, explicó Arias.
Para su aplicación, solo se debe seguir el modelo del estado financiero en español que se facilita en el sitio web de la fundación de la IASB (www.ifrs.org ).
Las firmas que no utilicen las NIIF no serán comparables y quedarían fuera del mapa comprensivo socios internacionales.
La aplicación de estas normas ha implicado un proceso extenso en el que se han involucrado, además del CCPCR, al Ministerio de Economía, el de Hacienda, todo el sistema financiero, los profesionales en contabilidad y las empresas.
A la fecha, 1.500 profesionales se han capacitado en la aplicación de las NIIF en el CCPCR y todas las firmas asesoras –entre ellas, Deloitte y Grupo Camacho– ofrecen capacitación en el tema.
Todo porque el país quiere poner a hablar a sus pymes un lenguaje de contabilidad internacional, el cual es necesario para que ellas se puedan comunicar con usuarios de ese registro de cuentas, independientemente del país de origen.

Por Gabriela Mayorga

Periódico El Financiero