Fuente: Ministerio de Hacienda

El Ministerio de Hacienda presentó las cifras del Gobierno Central al mes de febrero 2012. Los resultados muestran una contención del gasto corriente, un impulso de la inversión pública y una mejora en la recaudación,  principalmente por Aduanas. No obstante estos resultados favorables,  el déficit fiscal sigue creciendo y no se ha logrado mantener la inversión pública con la constancia que el país requiere.

Los gastos corrientes se desaceleraron, llegando a una tasa interanual de 10%, comparada con 12% en el 2011,  lo cual refleja los esfuerzos del Gobierno por contener el gasto e impulsar la inversión pública. La desaceleración en gasto corriente fue evidente en remuneraciones que crecieron menos de 10% (tasa interanual), mientras que en el 2011 fue superior al 20%.  El gasto de capital, conformado por los recursos que el país invierte en infraestructura, casi se duplicó con respecto al 2011.

Las transferencias corrientes al Sector Público crecieron un 18% en el período interanual, lo que refleja el compromiso del Gobierno con programas sociales como el Fondo de Asignaciones Familiares, el Fondo Especial para la Educación Superior y la Caja Costarricense del Seguro Social

Por su parte,  los ingresos tributarios crecieron casi 10% en relación con el mismo período del 2011. El mayor incremento lo muestra la recaudación del impuesto general sobre las ventas, al alcanzar cerca del 18%, mientras que el selectivo de consumo creció 24% en el mismo período, ambos impulsados, principalmente,  por una tasa de crecimiento en aduanas mayor al 28%.  Esta aceleración es un indicador del repunte de la actividad económica y de los esfuerzos institucionales por combatir el fraude, el contrabando y la evasión.

El único impuesto que presentó una baja fue el de los combustibles, que cayó casi 20%, lo que se explica porque desde hace más de un año,  RECOPE viene produciendo menos cantidades de los diferentes tipos de combustibles, a la vez que ha estado importando, mayoritariamente, producto terminado.

El déficit fiscal a febrero de este año, alcanzó los ¢272 mil millones, equivalentes a un 1,2% del PIB,  casi ¢40 mil millones más que en el mismo periodo del 2011, debido principalmente al programa de inversión del Gobierno.

“La reforma tributaria es fundamental para lograr bajar el déficit fiscal y continuar invirtiendo en el futuro.  Aunque seguimos redoblando esfuerzos en contención del gasto y hemos obtenido resultados muy favorables en la recaudación, las cifras ratifican una vez más,  que solo con el aporte adicional que se proyecta con la Ley de Solidaridad Tributaria aprobada en primer debate la semana pasada, se podrá financiar los programas prioritarios que demanda el país y garantizar la continuidad del gasto público en el tiempo”, argumentó Fernando Herrero, Ministro de Hacienda.