Fuente: Central America Data

El poder ejecutivo descartó la propuesta de que las personas y organizaciones que operan de manera informal paguen un impuesto de $20 anual, lo que tenía el objetivo de ampliar la base tributaria.

De acuerdo con la vicepresidenta guatemalteca, Roxana Baldetti, quien propuso el impuesto, “…el viernes último se descartó la decisión del cobro, después de una reunión con un grupo de vendedores de ese sector, quienes expusieron que “ganan muy poco” para asumir el pago de impuestos”.

“El impuesto único se aplicaría a las micro, pequeñas y medianas empresas del comercio informal, a cambio de ser incluidas en el Seguro Social”.

Mirna Nij, del Sindicato de Trabajadores de la Economía Informal dijo que “el Gobierno ha tomado la decisión correcta, porque un impuesto así impactaría al 80% de la población que vive del comercio informal, que no gana el salario mínimo y tiene trabajos de sobrevivencia”.