Fuente: Elmundo.cr

Costa Rica logró posicionarse como uno de los países referentes en competitividad en el índice del Doing Business 2016.

El Gobierno de Luis Guillermo Solís expuso en Casa Presidencial cada uno de los indicadores del estudio hecho por el Banco Mundial, en el que se analizan las condiciones para realizar negocios en el país.

El país logró avanzar hasta los 10 países del mundo que mejoraron su desempeño (El Top Ten Reform), gracias a modificaciones hechas en áreas estratégicas como lo fueron acceso al crédito, tiempo de espera para obtener el servicio de electricidad y el tiempo necesario para declarar y pagar impuestos.

El Doing Business es una evaluación anual hecha por el Banco Mundial sobre el clima de negocios. Costa Rica logró pasar del puesto 79 hasta el puesto 58, un avance de 21 posiciones que fue elogiado inclusive por el propio Banco cuando emitió su informe.

Las mejoras en esas áreas estratégicas, colocaron además a Costa Rica como el sétimo del mundo en el indicador de obtención de crédito, en el puesto 23 sobre el tiempo de espera para obtener electricidad y en el 49 para obtener permisos de construcción.

Otras áreas en las que el país logró avanzar fueron la apertura de empresas, comercio fronterizo, obtención de permisos y registro de propiedades. En todas esas áreas, Costa Rica obtuvo notas por sobre 80 y de hasta 100.

Puntualmente, el Banco Mundial señaló que la reducción del tiempo requerido para preparar el diseño de los trabajos de conexión externos y para iniciar el suministro de electricidad,  la adopción de una nueva Ley sobre las operaciones garantizadas, la implementación de un nuevo registro de garantías en pleno funcionamiento y el permitir la ejecución extrajudicial de la garantía, posicionaron a Costa Rica como el país con la economía que más avanzó en reformas a su sistema que hacen más fácil el hacer negocios, superando otros países desarrollados como Panamá, Argentina y Brasil.

El informe señala además, que el área en que aún debe mejorarse en toda la región Latinoamericana, es en la de pago de impuestos. En los países asociados a la OCDE, un empresario tarda 177 horas en preparar, presentar y pagar sus impuestos, mientras que en la región Americana es de 361 horas, a excepción de Costa Rica donde el promedio es de tan solo 75 horas, un ahorro de 32.605.950 horas al año, tan solo en las declaraciones de renta.