Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) Los costarricenses que anualmente perciban ingresos mayores a ¢8,2 millones y  los que tengan una casa en una propiedad que cueste más de ¢150 millones están entre las prioridades y la atención  del presidente, Carlos Alvarado. A estos sectores de la población son a los que el Mandatario y su ministro de Hacienda, Elian Villegas apuntan para imponerles nuevos impuestos. 

Los proyectos de Renta Global y el Impuesto a las Casas de Lujo serán las dos prioridades del gobierno de Alvarado en el Congreso tras las vacaciones de los diputados y en las últimas 3 semanas de sesiones extraordinarias, cuando el Poder Ejecutivo tiene el control de la agenda de los congresistas. Los proyectos son compromisos que el gobierno adquirió con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a cambio del crédito por $1.778 millones.

Villegas dijo que tras el receso de la Asamblea Legislativa el gobierno va concentrar a los diputados en el segundo debate del crédito con el FMI y en la discusión y aprobación de estos 2 proyectos de impuestos (ver detalle abajo).

A pesar que desde hace meses la oposición advirtió al gobierno que no aprobará más impuestos, el ministro Villegas confía en la rápida  aprobación por parte de los diputados, porque a su parecer, son proyectos “más fáciles de conocer y de aprobar”. Según Villegas, el que requeriría “de un poquito más de discusión” sería el de Renta Global. 

Impuesto a todos los ingresos

El proyecto de Renta Global fue acordado en la  “Mesa de Diálogo Multisectorial” que mantuvo el gobierno a finales de 2020 con distintos sectores y establece dos tipos de cobro distintos, uno de ellos a personas físicas y otro a personas jurídicas.

En el caso de las personas físicas, el texto propone pasar de un sistema cedular como el actual a uno de renta global dual en donde se toman todos los ingresos de las personas, se suman y con base en ello se calcula el monto a pagar. Incluye el salario actual del trabajo, si recibe ingresos por alquiler de algún inmueble, ganancias por alguna regalía, intereses por bonos o valores cedidos, entre otros.

Actualmente el impuesto de renta se cobra solo para ingresos superiores a los ¢840 mil, para lo cual se establece una tabla escalonada sobre el excedente. La propuesta del gobierno ahora reduce esa base mínima y la establece en ¢8,2 millones anuales; el equivalente a ¢683 mil mensuales.

A modo de ejemplo para una persona con un sueldo de ¢1,1  millones mensuales, implicaría pasar de pagar una renta promedio mensual de ¢26.000 a ¢41.600.

El proyecto se encuentra en la Comisión de Asuntos Hacendarios en su período de consultas y audiencias.

Impuesto a casas de lujo

Este proyecto busca modificar el impuesto a las casas de lujo que ya existe. El ajuste implicaría un cobro anual del 0,5%, sobre el valor, a todas las casas por encima de los ¢150 millones. Semanas atrás el ministro Villegas explicó que el lote donde se ubica la casa sí se toma en cuenta para la valoración.

Esta propuesta vendría a remplazar el sistema actual que impone una tasa progresiva entre el 0,25% y el 0,55% a las casas con valores mayores a ¢133 millones. Actualmente las casas que están valoradas entre los ¢133 millones y los ¢334 millones sus dueños pagan un impuesto anual del 0,25%. Los que tienen viviendas que superan los ¢2.010 millones pagan actualmente hasta un 0,55%.

Con este cambio propuesto en la agenda del FMI, el impuesto para una casa valorada en ¢150 millones subiría de ¢375 mil a ¢750 mil,por citar un ejemplo.

Con esta reforma el Ejecutivo espera recaudar ¢61.200 millones anuales. El proyecto se encuentra en etapa de consultas en la comisión de Asuntos Jurídicos.