Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) La Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Legislativa dictaminó de manera afirmativa el proyecto pactado por el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para aumentar el impuesto a las casas de lujo.

La iniciativa establecería una tasa única del 0,5% anual sobre el valor de las casas valoradas en más de ¢133 millones (incluyendo la construcción y el lote), esto en sustitución del actual sistema progresivo, en el que el tributo va del 0,25% al 0,55% conforme más costosa sea la propiedad.

Actualmente, el 66% de los contribuyentes de este impuesto tienen propiedades valoradas entre ¢133 millones y ¢335 millones, por lo que pagan una tasa del 0,25%. Para ellos el impuesto se les duplicaría a un 0,5% de aprobarse el proyecto de ley, es decir un propietario de una casa de ¢133 millones pagaría ¢665.000 anuales a Hacienda en vez de ¢332.500.

Otro ejemplo sería para el dueño de una vivienda de ¢300 millones. En este caso la persona desembolsaría a Hacienda ¢1.650.000 en lugar de ¢825.000 al año.

Algunas dudas

A lo largo de la discusión del proyecto en la comisión de Asuntos Jurídicos saltaron varias dudas acerca del proyecto, las cuales explicamos en estas diapositivas.



Otro tema que generó polémica fue el referido a las herencias. En este sentido en el nuevo texto presentado por el Ejecutivo y que fue dictaminado establece las herencias inscritas en el Registro Nacional, antes del 1 de marzo del 2021, gozarán de una reducción en el pago del impuesto durante los primeros años de su tenencia.

Durante el primer año, la exoneración sería del 75%; en el segundo del 50% y el tercero del 25%. A partir del cuarto período fiscal, los dueños cancelarán el 100% del impuesto. 

El Ministerio de Hacienda sostiene que el proyecto de ley aportaría ¢24.800 millones anuales a las arcas del Estado, lo que representa el 0,06% del Producto Interno Bruto (PIB), si se implementa a partir del 2022.

En el  último texto sustitutivo el gobierno dejó claro  que Tributación estimaría el valor de la propiedad con base en la información declarada por cada propietario ante su respectiva municipalidad. Es decir, ya no se exigirá una declaración específica ante Hacienda sobre casas de lujo.

¿Qué sigue ahora?

El dictamen afirmativo lo apoyaron los diputados liberacionistas Franggi Nicolás, Jorge Fonseca y Wagner Jiménez; la oficialista, Carolina Hidalgo; la legisladora de Restauración Nacional, Mileydi Alvarado; José María Villalta, del Frente Amplio y la independiente Paola Vega.

En contra votó el socialcristiano Pedro Muñoz.

Tras el dictamen, el  proyecto pasará ahora al Plenario legislativo. En este recinto en las próximas semanas se habilitarán 2 días para que los diputados presenten mociones de fondo al texto, vía artículo 137 del Reglamento del Congreso. Esas mociones se discutirán y votarán en la Comisión de Asuntos Jurídicos.

Posteriormente, el plan será discutido por el fondo y después votado en primer debate.