Fuente: La República

La sugerencia de ampliar el Impuesto al Valor Agregado del 13% al 15%, es una medida en sentido contrario a lo que necesita el país.

Esa es la posición de economistas, quienes consideran que un aumento de las tasas en momentos en que la población sufre las secuelas económicas por la pandemia, más bien podría desincentivar el consumo y afectar la recaudación.

El menor consumo podría llevar a pérdidas en el comercio, ya que encarecer productos generaría más recelo del que ya existe al momento de seleccionar las compras, según Daniel Suchar, analista económico.

Como alternativa a un ajuste de tributos, los economistas sugieren considerar un recorte en el gasto público, el cual a abril alcanzaba el 1,5% del PIB.

“Ya por el lado de los ingresos parece que es suficiente, hay que esperar que la propia economía permita aumentar la recaudación. Ahora, que se haga mucho por el lado del gasto público”, comentó German Morales, socio director de Grant Thornton.

El planteamiento de subir el IVA provino del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como medida para contener el déficit y financiar la seguridad social.

“Tal vez no se pone sobre la mesa tan seguido, pero quizás debemos evaluar un IVA a una tasa un poco mayor”, dijo Priscilla Gutiérrez, representante del BID para Costa Rica.

El 13% actual posiciona a Costa Rica justo a la mitad en la región en cuanto a lo que se cobra del IVA, balanceando beneficio de recaudaciones sin lastimar a profundidad bolsillos.