Fuente: Prensa Libre

Si usted es una de las personas que tiene planeado realizar sus compras por Internet, ya sea de cara a este “viernes negro” o en esta época navideña, es mejor que tome en cuenta que las cargas tributarias sobre estos artículos van desde el 13% hasta el 55%.

Por ejemplo, la carga tributaria de una consola de videojuegos es del 55,71%, que incluye un 20% del Impuesto Selectivo de Consumo, un 1% de la Ley de Emergencias y el 13% del Impuesto General sobre las Ventas.

Si lo que pretende es adquirir algún electrodoméstico como un coffeemaker, la tasa alcanza el 49,27%, mientras que para un televisor o un DVD, esta alcanza el 49,27% y 14,13%, respectivamente.

Las cargas tributarias de la ropa y los zapatos son relativamente más bajas alcanzando tan solo un 29,95%, al igual que los juguetes, la bisutería, los perfumes y los relojes de pulsera.

Sin embargo, si entre sus planes está adquirir un teléfono celular estos son aún más bajos, pues únicamente se les cobra el Impuesto General sobre las Ventas, que es del 13%.

Exactamente igual ocurre con la compra de tabletas electrónicas como el Ipad o las Galaxi, así como también los discos duros, los accesorios para computadoras y las cámaras de vídeo, que están exentas del Impuesto Selectivo de Consumo, de los Derechos Arancelarios a la Importación (DAI) y de la Ley de Emergencias, por lo que únicamente les corresponde pagar el 13% de Ventas.

De acuerdo con Gerardo Bolaños, director general de Aduanas, toda persona que compre por Internet debe tener presente la obligación de pagar el impuesto correspondiente, según la mercancía que adquiera y únicamente depende del valor de esta y no de la cantidad.

“El impuesto depende de la mercancía, la ropa paga el 29%, las consolas de videojuegos pagan 57%, las computadoras solo pagan el 13%, eso depende de cada tipo de mercancía, y únicamente depende del valor de esta. Si usted trae $1.000 de computadoras paga el 13%, si usted trae $10 mil de computadoras también paga el 13%”, ejemplificó el jerarca.

Recordó que si bien hace dos años se creó una confusión con respecto a la supuesta exoneración por concepto de “viernes negro”, indicó que eso está más que aclarado, y que todo aquel que compre a través de la web debe enfrentar el impuesto correspondiente.