Fuente: La República

Con el objetivo de lograr la estabilidad fiscal, el presidente Carlos Alvarado impulsará una agenda cargada de nuevos impuestos en la recta final de su gobierno.

Se trata de una serie de proyectos asociados al Fondo Monetario Internacional (FMI) y que garantizarían el desembolso del préstamo ampliado por $1.750 millones.

Y es que hasta el mes de mayo, Alvarado domina la agenda de debate de los legisladores, por lo que priorizará varias iniciativas como la ley de empleo público -que establece el recorte de los pluses salariales – y la renta global dual, que implica nuevos impuestos para los trabajadores asalariados con sueldos superiores a los ¢700 mil.

Asimismo, insistirá en eliminar la exoneración que hoy disfrutan los empleados públicos que reciben salario escolar, además de fijar nuevas reglas para las casas de lujo.

El gobierno de Alvarado finalizará el 8 de mayo.

“Hacemos un llamado para sacarle el máximo provecho a las jornadas legislativas este mes para que, por medio de un esfuerzo coordinado, logremos sacar una agenda de gran impacto y valor para la estabilidad y el crecimiento económico del país e incidir en el bienestar de la población”, dijo Geannina Dinarte, ministra de la Presidencia,

El pasado 8 de diciembre, la calificadora de riesgo Moody’s, mejoró la perspectiva de riesgo de Costa Rica, lo cual contribuye de manera significativa a fortalecer la credibilidad del país ante inversionistas y organismos internacionales.

“Hemos hecho grandes esfuerzos para hacer los ajustes a los proyectos de ley a fin de atender las observaciones surgidas en el trámite legislativo, para que la Asamblea Legislativa pueda dictaminar los proyectos y pasar a la aprobación en el plenario. Mantenemos toda nuestra disposición de diálogo para terminar de afinar los textos y poder concretar estas iniciativas”, detalló la jerarca.