Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com).-El presidente, Carlos Alvarado Quesada, dejó claro este miércoles que no tiene ninguna intención de impulsar en los próximos meses en el Congreso el proyecto de ley que pretende legalizar las aplicaciones de transporte remunerado de personas, como lo son Uber, DiDi, entre otras.

El mandatario dejó claro que los proyectos para crear más impuestos y con los cuales su gobierno se comprometió con el Fondo Monetario Internacional (FMI) estarán por encima de este plan para legalizar estas plataformas. Entre esos impuestos que impulsa el gobierno están el del salario escolar, a premios de lotería, a casas de lujo y al de renta global, este último gravaría  los ingresos de los costarricenses superiores a ¢702 mil mensuales.

Alvarado descarta impulsar la aprobación del proyecto para legalizar estas plataformas a pesar de que los diputados y diferentes sectores le han dicho que estas aplicaciones son las herramientas con las que miles de familias le hacen frente a la crisis económica y al desempleo a causa de la pandemia de la COVID-19, así como al alto costo de la vida. 

Alvarado manifestó que su gobierno cumplió con la presentación de un proyecto de ley, pero expresó que el mismo no avanzó en su tramitación. Hay que mencionar que los diputados archivaron la propuesta del Ejecutivo porque, según ellos, tenía planteamientos  que lo hacían inviable técnicamente y políticamente. Además, lo engavetaron por  la falta de acompañamiento del Ministerio de Obras Públicas y Transportes en su tramitación y discusión con los legisladores.

“Sobre Uber recuerdo que hubo una discusión recurrente en la Asamblea Legislativa. En algún momento nosotros— el gobierno— pusimos a disposición el proyecto en la Comisión de Asuntos Económicos, se discutió, se discutió y se discutió, pero no se llegó a un buen puerto. Es un tema que Costa Rica tiene que resolver ciertamente, pero dadas las circunstancias y las prioridades que tenemos en el Congreso y los tiempos, la prioridad está en la agenda del FMI y otras cosas que urgen que como país saquemos”, dijo Alvarado la mañana de este miércoles.

La versión más reciente de proyecto de ley fue una de la Unidad Social Cristiana, la cual propone una apertura gradual del mercado haciendo un equilibrio en la regulación de los taxis y las personas que se dediquen a  brindar servicios por medio de las plataformas. 

Además, se pretende crear el Fondo Especial de Servicios de Transporte Remunerado de Personas que se financiará con los rubros de derecho de registro y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) recaudado por ese tipo de servicios. Con este fondo se dotará de recursos al MOPT para finiquitar e indemnizar los contratos de concesión activos, en caso de que los concesionarios lo soliciten.

De igual manera se le instruye al Consejo de Transporte Público (CTP) coordinar la implementación de una plataforma tecnológica con la que los taxistas puedan  brindar su  servicio.

También propone que los conductores de Uber y DiDi estén inscritos ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como trabajadores independientes para que coticen por los ingresos.