Fuente: La República

Este lunes el presidente Carlos Alvarado dejó en suspenso el veto a la rebaja del marchamo para el 2022.

“Cuando llegue el momento oportuno comunicaré la decisión que se tome”, dijo Alvarado.

El mandatario tiene que firmar la ley que aprobaron los legisladores para que disminuya el derecho de circulación antes de que arranque noviembre, de lo contrario, no podría aplicarse.

“La ley no es progresiva ni conveniente (…) El veto es un escenario si hoy la Asamblea Legislativa avanza con ese proyecto”, dijo Alvarado anteriormente.

El mandatario se niega al proyecto por el hueco fiscal de ¢30 mil millones que se generaría en las arcas públicas.

En principio, la rebaja del marchamo establecería un cobro escalonado, en el cual, pagarían más los dueños de vehículos con un valor fiscal mayor.